sábado, 27 de septiembre de 2014

Boom



1. Implosión del puente Santa Cecilia  (f. 2014, Williams Marrero -Tomado de el-nacional.com)

"Para hacernos amar nuestra ciudad,
debemos hacer nuestra ciudad amable".
            Evangeline Bashfield (1893).


1. Prioridades
El pasado domingo 7 de septiembre de 2014 a las 10:50 de la mañana, toda la ciudad, como un solo hombre, aguardaba expectante para ver detonar las 650 cargas explosivas con las que sería demolido el puente Santa Cecilia, perteneciente al Distribuidor vial del mismo nombre, en la Autopista del Este. En medio de una superproducción tipo Hollywood, los cercos de seguridad y los anuncios hechos por el Ministerio de Transporte Terrestre y por todas las alcaldías aledañas, convirtieron el pavoroso espectáculo en una schwarzeneggeriana puesta en escena, donde el "viejo" puente, como dijera el Ministro del Transporte @HaimanElTroudi, sería "demolido para construir ya al lado uno nuevo, que permita el paso por debajo de ocho canales (cuatro por cada lado) y otros dos por arriba de la nueva estructura de forma simultánea”.   

Los ciudadanos, y los funcionarios todos, en su candidez y bonhomía intrínsecas, vieron la nueva y apoteósica acción del energético Ministro con buenos (y atónitos) ojos, porque ya que hacía años que no se hacía nada con la autopista, pues hacer algo, y no solo, sino algo tan estrepitoso, tenía que ser positivo para todos, o al menos para el trafico. "45 minutos menos de cola" anuncia oronda la pancarta de la obra, colocada en el sitio. Y fin del comunicado.

Vemos en la implosión de este puente de fines de los años cincuenta el signo de una nueva era de la inmediatez urbana infraestructural. Se hace, cuando finalmente se hace algo, rápido y exhibiendo números, y esa es su tarjeta de presentación, su mejor cualidad y defensa. Ya las gandolas no se estrellarán nunca más contra las debilitadas estructuras! Ahora sus adormilados y descuidados choferes podrán seguir roncando en sus cabinas cruzando a toda velocidad la capital de oriente a occidente o viceversa! Oh, alivio! Providencial para la flota de las gandolas y vehículos de carga larga y alta de todas las especies.

Entretanto, las acciones continúan en este sentido en el plan ministerial aparentemente indetenible de ampliar la autopista Francisco Fajardo a "una autopista corrida de cuatro canales por sentido". Un paraíso automotor. Una epopeya a favor de la circulación automovilística… y una #MisiónTransporte nadando contracorriente frente a lo que el resto del mundo trata de hacer en las ciudades contemporáneas: volverlas más sustentables y amables, favorecer el transporte publico, hacer nuevos espacios públicos, revedercer la ciudad, peatonalizarla, racionalizar el uso del plan macro de infraestructura. Aquí, en cambio, se retira la cerca perimetral del aeropuerto, restándole un espacio precioso a nuestro futuro parque verde La Carlota, se talan árboles a diestra y siniestra para "ganar algunos sobre anchos". Y se convoca: Carros de Caracas: vengan a mí!

Porqué, en cambio, no usar toda esa energía que no dudamos bien intencionada y todo ese dineral en construir finalmente la Autopista Perimetral del Sur para Caracas, inmemorialmente proyectada, sacando para siempre de la capital el trafico pesado Occidente-Oriente y liberando así la patrimonial Autopista del Este (1947-1959), para se pueda ir transformando en la gran avenida urbana con la que todos soñamos?

2. El distribuidor Santa Cecilia en la Autopista del Este (f. Archivo de la Fundación de la Memoria Urbana)



2. Conversación imaginaria
Ya que el @MINPPTT no cuenta con una Dirección de Patrimonio, y la #MisiónTransporte anda en volandas por las ciudades y regiones de Venezuela haciendo y deshaciendo con nuestra infraestructura patrimonial moderna sin detenerse un segundo a pensar en ello, planteamos aquí una conversación que quisiéramos tener con el Ministro @HaimanElTroudi, para invitarlo a hacer memoria urbana. Seria asi:

1.  Apreciado Ministro: Sabía usted que la Autopista Francisco Fajardo fue declarada por el Instituto del Patrimonio Cultural como Bien de Interés Cultural de la Nación, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N. 38.234 de fecha 22 de julio de 2005 como una de las manifestaciones tangibles registradas en el I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2005, y por la Alcaldía del Municipio Baruta como Quinta Bien de Interés Municipal el según Decreto N. 181, publicado en Gaceta Municipal extraordinaria N. 128-04/2005 de fecha 14 de abril de 2005?

2. Sabía usted que las autopistas de mediados del siglo veinte y su colección de viaductos tienen una estética y unas formas aerodinámicas esculturales y/o de época que forman parte indiscutible del paisaje urbano de la ciudad moderna, hoy protegido y que esa es la razón por la cual son consideradas patrimonio moderno, valores indispensables para el desarrollo turístico y la preservación de la identidad de la ciudad?  

3. Finalmente, sabia usted que el antiguo puente Santa Cecilia, hoy transformado en exhibición de vigas postensadas, era parte del paisaje moderno del Parque del Este y también del sistema de puentes de la Autopista Francisco Fajardo, siendo como ambos patrimonio de la ciudad? …O no lo sabía?


NOTAS:
1. Este es el lema del Municipal Art Society de Nueva York: "To makes us love our city, / we should make our city lovely", Evangeline Bashfield (1893).
2. "Se concreta con éxito implosión del puente Santa Cecilia", EL NACIONAL: 
http://www.el-nacional.com/caracas/implosion-puente-santa_cecilia_0_478752133.html 
3. "Demolieron en un segundo el puente Santa Cecilia:  'Todo ha salido como estaba previsto'”, Noticias24: http://www.noticias24.com/fotos/noticia/18049/inician-los-preparativos-para-la-explosion-controlada-del-antiguo-puente-de-santa-cecilia/ 
4. "Autopista Francisco Fajardo", Caracas Moderna: http://fundamemoria.blogspot.com/2010/07/202-municipio-baruta-parroquia-nuestra.html 
5. "Autopista Francisco Fajardo", Municipio Baruta, Catalogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2005, Instituto del Patrimonio Cultural, Caracas (2005): p. 19.  


Publicado en: Opinion,  El Nacional On line, Caracas, Septiembre de 2014.

 

Naturalmente, patrimonio


1. Manglares arrasados en el Parque Nacional Laguna de La Restinga  (f. Agosto de 2014 -Tomada de @ecocidiono)

"En lo salvaje se encuentra la preservación del mundo".
            Henry David Thoreau.

1. El gendarme necesario
Nada más natural que entender como bien patrimonial al ambiente. Una ciudad es una sola con su lugar y su paisaje natural, el otro gran dato que junto al urbanismo genera la forma urbana. Caracas, por ejemplo, sin su valle, su costa y su Parque Nacional el Ávila no sería nuestra bella Caracas.

Cuando en 2005 hicimos para el Instituto del Patrimonio Cultural el Preinventario Moderno de Caracas, lo llamamos "Arquitectónico, Urbano y Ambiental". E incluimos al río, a las quebradas que bajan de la montaña, a las lagunas y a los pozos, a los bosques y a los palmares, al paisaje rocoso de nuestra costa brava, a los árboles centenarios y al panorama de la cordillera en ambos flancos como patrimonio de la ciudad junto con la arquitectura y el urbanismo.

Sin embargo, la experiencia nos enseña que aunque que todos estos elementos del paisaje hayan sido designados como patrimonio, sus declaratorias no son nada cuando nadie vela por ellas. Las fuerzas destructoras implícitas en la sociedad empujan mucho en sentido contrario, y están allí, siempre listas para desconocer las protecciones y destruir nuestros bienes para siempre. Casi nunca pueden los ciudadanos tener éxito sin el respaldo de los organismos oficiales, o mejor dicho, solo empeños monumentales de activismo pueden hacer las veces de los necesarios gendarmes.         

Tanto el ambiente como el patrimonio son responsabilidad irrenunciable del estado. Por esto, vimos con inmensa preocupación como el martes pasado el gobierno tomó la decisión de acabar con el Ministerio del Ambiente, el cual era una verdadera conquista de los venezolanos. Desde 1937, cuando naciera el primer parque nacional en Venezuela, una lucha (impulsada por una creciente red de ONGs ambientalistas), logró construir toda una cultura y una conciencia ambiental en el país, reconocida en la creación de una autoridad exclusiva para velar por nuestros parques nacionales, nuestros parajes naturales y nuestros ecosistemas: el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, ultimamente @MPPAmbiente.

La desaparición de este ministerio es absurda, inexplicable y, sobre todo, antihistórica. Cómo puede ocurrir esto en estos tiempos, cuando la sustentabilidad y la respuesta al Cambio Climático son más imperiosas que nunca? Cómo puede estar supeditado, jamás, el ambiente al hábitat, cuando debe ser al contrario? Nuestras ciudades tienen que respetar el ambiente, no al revés. Nada de borrosa fusión "ecosocialista" con el Ministerio del Hábitat. La tutela del paisaje es un asunto complejo e imprescindible. Horror! Quién velará por el derecho que tenemos todos los venezolanos a un ambiente sano, derecho consagrado en la Constitución Nacional? Quién hará cumplir los acuerdos, alianzas y convenios internacionales en materia ambiental que ha firmado Venezuela? Quien protegerá nuestros paisajes naturales patrimoniales de los depredadores de oficio?

Hace poco, cuando todavía no se había hecho el infausto anuncio, ya empezamos a ver imágenes de ambiciosos desarrollos que amenazan con minar nuestros más delicados, frágiles y preciosos ecosistemas y paisajes, así como denuncias de actos de destrucción, como el que ocurriera contra los humedales del Parque Nacional La Restinga. El gobierno no puede sino retractarse responsablemente de esta desafortunada decisión, contraria a los intereses ciudadanos, y revertirla YA.

     2. Túnel del manglar, Parque Nacional Morrocoy (f. Tomado de fotosypasiajesdevenezuela.blogspot.com/)
 

2. El Túnel del Manglar
Este próximo sábado 20 y domingo 21 de septiembre, toda Europa está presta a celebrar las Jornadas Europeas del Patrimonio en su edición numero 30. El tema de este año reconoce la importancia patrimonial de los bienes culturales hechos por el hombre junto a la de los naturales, y pareciera estarle dedicado a los venezolanos de esta hora aciaga. Se titula: "Patrimonio Cultural-Patrimonio Natural".

Las jornadas 2014 desean "evocar los lazos que unen definitivamente al patrimonio en todas sus formas al ambiente que los define, los alberga o los sublima, sea este mineral, vegetal, urbano, litoral o campestre", aspirando a reconocer "una definición más amplia de la noción stricto sensu de objeto patrimonial, para abrirse a la de sitio o de paisaje cultural establecida por la UNESCO en la Convención de 1972". Según esta definición, los patrimonios son mixtos, compuestos de las "obras del ser humano conjugadas con las de la naturaleza", y expresan "la larga e íntima relación de los pueblos con su ambiente".

Uniéndonos a tan preciosa celebración, quisiéramos postular aquí brevemente, como si de un ilusorio programa venezolano dentro de las prestigiosas Jornadas se tratase, al Túnel del Manglar, bella arquitectura vegetal que se encuentra definida, albergada y sublimada por el Parque Nacional Morrocoy, en el estado Falcón: patrimonio nacional inalienable de todos los venezolanos. 




NOTAS:
1. "In wildness is the preservation of the world", Henry David Thoreau, en: Seven Elements in Nature Writing: Walking (1851).
2. Caracas Moderna: http://fundamemoria.blogspot.com/
3. @MPPAmbiente: https://twitter.com/MPPAmbiente
3. Journées du Patrimoine 2014: http://www.journeesdupatrimoine.culture.fr


Publicado en:  La fábrica,  EL NACIONAL online, Caracas 8 de Septiembre de 2014

lunes, 8 de septiembre de 2014

Paisaje minado



1.  Las torres OnaltiDokuz en Estambul, tras la Mezquita Azul. (Foto Avrupa)

"A dónde, oh, espléndida nave".
            Homero. La Ilíada.

1. Demoliciones
Sacudió las redes hace dos semanas: la orden de demolición inmediata, emanada de la más alta corte en Estambul, el Consejo de Estado Turco, contra tres flamantes torres de apartamentos, las OnaltiDokuz Residences, que habían sido construidas en la península histórica frente a las orillas del Bósforo. Gran escándalo. Descomunal. Global. Y feliz: los vulgares edificios, de veintisiete, treinta y dos y treinta y siete pisos, erigidos contra la voluntad de los ciudadanos y que aún podemos ver recortándose contra el skyline de la ciudad centenaria, deberán caer para evitar que la UNESCO degrade a Estambul de Patrimonio Mundial a Patrimonio en peligro de la Humanidad.

Una guerra avisada. Ya había ocurrido antes en Dresden, en 2009: a las autoridades del valle de Elbe la UNESCO les había advertido con tiempo que si irrumpían en ese contexto histórico con un puente que desfiguraba el paisaje cultural protegido, dejarían de estar en la Lista Mundial. Y así ocurrió… No podía, por ende, Estambul arriesgarse a tanto, solo porque unos cuantos condominios de lujo tuvieran el privilegio inenarrable, trasgesor y altamente lucrativo de gozar de la vista exclusiva y sin vecinos de Hagya Sophia, del Palacio de Topkapi y de la Mezquita Azul.

Cada ciudad del mundo es una obra de arte colectivo, y su panorama construido, un valor cultural insoslayable. Como no todas las ciudades cuentan con protección UNESCO para sus fabricas históricas, a los ciudadanos nos toca preocuparnos por sus largamente logradas idiosincrasias, que cada día corren mayor peligro de irse borrando, y pareciéndose sin remedio más entre sí.

Vean a Caracas, por ejemplo, desde la distancia. Quién niega que tiene buen lejos! El Caracaspanorama es un prodigio de homogeneidad. La alongada tersura superficial de su altiplano construido le confiere una belleza extraordinaria en el valle. A la vieja línea del horizonte artificial entre la ciudad y el Avila, se le suma el efecto creado por la pendiente natural de las terrazas fluviales que bajan hasta el río. Todos los edificios desde el sur parecen tener visualmente la misma altura. Como en el patio de un teatro. Ni que lo hubiéramos planificado nos hubiera quedado tan bien!

Mas, quién protegerá este paisaje, en este territorio minado de demoliciones que es Caracas? La ciudad, si la dejamos sola, puede que se nos vaya convirtiendo en un altisonante Shanghai. Frente a esto, es bueno saber que aún estamos a tiempo de potenciar sus valores sin que para ello se frene el desarrollo. Instrumentos que ya existen, como la ley marco de manejo de las vistas de Londres, diseñada para controlar "el impacto del desarrollo sobre los panoramas urbanos claves, las perspectivas y las vistas", están a  nuestro alcance como fuente de inspiración.

Volviendo a las riberas del Bósforo, así como no pueden mezclarse minaretes y cúpulas otomanos con vulgares condominios y "no queda otra que la dinamita", para parafrasear a la revista Arquine, en estos tiempos de búsqueda de la sustentabilidad, del reciclaje y de la conservación, ya es hora de que empecemos a aprender cuál es el verdadero sentido, la orientación sensible, la responsabilidad y los límites de las demoliciones en la ciudad.


2. La Quinta Piedra Azul (f. 1969. Tomada de Graziano Gasparini y Juan Pedro Posani. Caracas a través de su Arquitectura).

2. Azul

En Caracas de un tiempo a esta parte se ha empezado subrepticiamente a conjugar un verbo maléfico. Se llama "Des-declarar". Des-declarar: "dícese de la acción de quitarle la declaratoria a los bienes patrimoniales declarados". Aunque usted no lo crea, está ocurriendo, en esta ciudad.

Haciendo memoria urbana, recordamos lo primero que dijo el profesor Graziano Gasparini (creador del Instituto del Patrimonio Cultural), cuando en 2000 iniciamos la Fundación de la Memoria Urbana: "Los bienes declarados no se pueden des-declarar, ni siquiera porque no estemos de acuerdo con sus declaratorias, o porque nos parezcan que no las merecen". Mucho más si las merecen.

Valga este recuerdo, a manera de recordatorio. Los Bienes de Interés Cultural son sagrados: se conservan, se restauran, se revitalizan y las ciudades se enorgullecen de ostentarlos como lo mejor de su fábrica urbana. Para muestra, la Wrightiana y magnífica quinta Piedra Azul (Gustavo Wallis, 1941, en la gráfica), joya de la arquitectura, asentada majestuosamente, cual moderna "mezquita", sobre las riberas de la Quebrada Chacaíto: nuestro más reciente -y presunto- patrimonio en peligro… Ojalá sea solo un rumor.



NOTAS:
1. Homero, La Iliada.
2.Wainwright, Oliver, "Istanbul's 'illegal' towers to be demolished after landmark court ruling", Architecture and Design Blog, The Guardian:  http://www.theguardian.com/artanddesign/architecture-design-blog/2014/aug/21/istanbuls-illegal-towers-to-be-demolished-after-landmark-court-ruling
3. "Dresden is deleted from UNESCO’s World Heritage List": http://whc.unesco.org/en/news/522/
4. Hernández Gálvez, Alejandro, "Progreso, conservación y lo que queda en medio", Arquine: http://www.arquine.com/blog/progreso-conservacion-y-lo-que-queda-en-medio/
5. Gomez, Hannia, "Wrightiana": http://hanniagomez.blogspot.com/2007/03/wrightiana.html


Publicado en:  La fábrica,  EL NACIONAL online, Caracas 8 de Septiembre de 2014

lunes, 1 de septiembre de 2014

Arqueología(s) de la modernidad



1. Vista de la exposición Klaus Heufer, Arquitecto: arqueología de la modernidad (f. Agosto 2014, Hannia Gómez)


"There is always a little bit of Heaven
in a disaster area".
Hugh Romney (Woodstock, 1969).



1. Volver a mirar
Recientemente en Twitter alguien afirmaba que "el exceso de información acabará con la Humanidad". Y, si, el torrente de nuestro TL muchas veces nos deja con insomnio electrónico, titilar incesante de las imágenes en la retina y esfuerzo por recordar lo que nos deslumbró. Por ello, ay! Que bueno cuando nos devuelven las formas tradicionales de obtener conocimiento, como por ejemplo, visitar una exposición de arquitectura! Entonces, las lecturas múltiples del analógico paseo en tiempo real nos deja sumidos en una ensoñación perdurable y prolífica.  


Por fortuna este septiembre, la rentrée arquitectónica nos trata como desde hacía mucho tiempo no se veía: justamente a caballo entre dos exposiciones de arquitectura: "Klaus Heufer, Arquitecto: Arqueologías de la modernidad" y "Helicoides Posibles: Visiones Fantásticas", parte del Proyecto Helicoide 2014. En ellas, los curadores reaparecen ahora en escena acompañados de un ejército disciplinado: arquitectos de montaje, equipos de investigación curatorial y de archivo, talleres completos de estudiantes y coordinadores para todo. Tanto mejor para las exposiciones, si vamos a juzgar por el resultado impecable de la exposición de Heufer.

Una exposición que ya desde la entrada fluye suavemente. Podríamos ir a ciegas, solo palpándola; el montaje nos conduce literalmente de la mano. Mínimo y máximo a la vez, usa el arte de la arquitectura para calificar con precisión cada lugar del recorrido. Si hemos de detenernos, los detalles no nos defraudan, singularizando desde su blancura Neo Meieriana y sus transparencias cada especifico objeto. Los doce "núcleos" que el profesor Rafael Pereira encontró en su análisis de la obra de Heufer se hilvanan sutilmente, y para cada uno José Luis Sánchez supo idearle un soporte perfecto. Hay hasta maquetas Braille.

Brillan por tanto aun más, los "vestigios documentales rescatados": los documentos, planos y fotografías originales de los 50 y 60. Que son el ancla que más nos seduce, porque son los tesoros de la labor arqueológica, porque tienen su propia historia que contar, porque han sido preservados, junto a una colección de maquetas y artilugios construidos ad hoc y ex profeso para hacer de esta muestra una experiencia didáctica… Aunque en realidad lo que logran es convertirla en algo sencillamente bello. La exposición habla de la reconstrucción de Alemania, pero a quien quiere reconstruir es a Venezuela.

Arquitectura efímera de las exposiciones de arquitectura, fiesta inolvidable con una sola función: comunicar una visión de las cosas y de la historia. Puede ser el Heufer fenomenológico y topofílico de Pereira esta vez, o el imaginario en torno a El Helicoide de la Roca Tarpeya la próxima, pero lo importante para nosotros es que la máquina se ha puesto de nuevo en funcionamiento. Esperamos que las inéditas, sensibles e importantes historias de las arquitecturas que hibernan en el tintero de nuestra modernidad, las monumentales sagas olvidadas de nuestra herencia reciente, esos edificios y urbanismos modernos que el siglo dejó de lado demasiado pronto, dejen ya de ser arqueología para que las podamos volver a mirar.

Docomomo Venezuela.

2. Documentos para la Conservación del Movimiento Moderno
Llámenlo Zeitgeist. Espíritu de los tiempos. El hecho es que el martes pasado, 26 de agosto, se cumplieron cuatro años de la creación del capitulo Venezuela de Docomomo International, que es, justamente, el organismo mundial que se encarga  de proteger y promover la herencia arquitectónica y urbana de la modernidad.

Ese día de 2010, en Ciudad de México, cincuenta y ocho países miembros le dieron por unanimidad la incorporación a Venezuela, exclamando: "Bienvenidos! Los esperábamos desde hace largo tiempo!". Claro está que éramos esperados con ansias: Venezuela es el otro gran país de Latinoamérica con una modernidad fulgurante, junto a México y Brasil. Nuestro patrimonio es en gran parte moderno. Somos un destino obligado de la modernidad.

Docomomo surgió en 1988 en Eindhoven, Holanda, porque en las últimas décadas, no solo aquí, sino en todas partes del mundo, la herencia construida del Movimiento Moderno estaba corriendo más peligro que nunca. A fines de los 80, muchas de las obras maestras modernas habían sido demolidas o desfiguradas irremisiblemente. Hagamos memoria urbana. Por ejemplo, tan solo en Caracas y tan solo en los 90s, fuimos testigos de la caída del edificio Galipán y de las infaustas demoliciones de la Casa-estudio y de la Villa Diamantina.

Pero aún falta mucho por hacer. No solo en el campo de la conservación, sino también en el de la cultura arquitectónica. Todavía debemos vigilar porque muchas obras importantes de la modernidad sean protegidas, aún debemos fomentar el intercambio de ideas sobre la conservación de lo moderno, promover el interés por el movimiento moderno en Venezuela y la responsabilidad frente a esta herencia reciente y en peligro. Así que, historiadores, arquitectos, planificadores, paisajistas, conservacionistas, profesores, estudiantes, funcionarios públicos y todos aquellos que aman la arquitectura de la modernidad en Venezuela: únanse a DOCOMOMOVE




NOTAS:
1. "Siempre hay un pedacito de cielo en toda zona de desastre", Hugh Romney (Woodstock, 1969).
2. Klaus Heufer, Arquitecto: Arqueologías de la modernidad, BOD Centro Cultural, Julio-Septiembre 2014,
Helicoides Posibles: Visiones Fantásticas, La Caja 1 y 2, Centro Cultural Chacao, 14 de Septiembre-19 de Octubre 2014.
3. Docomomo International: http://www.docomomo.com/
4. 11th International Docomomo Conference: http://www.esteticas.unam.mx/docomomo2010/
5. Docomomo Venezuela: http://docomomovenezuela.blogspot.com/


Publicado en: La fábrica,  EL NACIONAL online, Caracas 1 de Septiembre (2014)


martes, 26 de agosto de 2014

El ángel exterminador




1. El Angel del Paraíso, "restaurado" (f. Agosto 2014, Hannia Gómez)

"A estas horas
hasta el color de los labios se desvanece".
Luis BUNUEL. El ángel exterminador.1


1. The Gilded Age
Son legendarias las polémicas despertadas en esta ciudad por ciertos restauradores del patrimonio urbano que han hecho de los cambios de color en los monumentos históricos su más notoria divisa. Gracias a ellos hemos visto mutar a la blanca Caracas en la Caracas de los colores populares, especialmente del más célebre: el "amarillo alcaldía" (Pantone 124C), seguido muy de cerca por su metálica versión para estatuaria, el dorado.2

La palabra "cala" ha sido la primera herramienta de las transformaciones. Ella es usada con éxito para acabar con la discusión cada vez que aparece un ciudadano memorioso o experto en la materia que recuerda unas tonalidades distintas para este o aquel edificio u obra de arte, generalmente más suaves, más neutras, o sencillamente el color del material original. "La cala estratigráfica dio amarillo", alega el lego. "Oh, en serio?, suspira, derrotado, el memorioso. Y el asunto se da por terminado.

El impulso restaurador en la ciudad, por supuesto, no tiene nada de malo. Al contrario: estos nuevos ángeles patrimoniales han ido exterminando años de abandono del patrimonio en la fábrica urbana. El problema es que ese mismo poderoso impulso, esa misma potestad cuasi divina con que exterminan el polvo, la herrumbre, las grietas, el óxido y la humedad, ha terminado por exterminar también algunas veces sus propios escrúpulos, materia sumamente importante en una profesión cuyos resultados, por públicos, afectan a toda la colectividad, y por lo cual está tan necesitada de rigor histórico y apertura a la discusión.

El hecho es que le hemos ido siguiendo la pista a uno de estos angélicos personajes, quien avistamos por vez primera en 2010 en el Calvario luego de que le aplicase una abundante dosis de color cobre a la estatuas y relieves del Arco de la Federación (Emilio Gariboldi, 1895), que quedaron, desde entonces, jaspeadamente bronceados. Viendo el resultado, no nos quedaron dudas de que acabar con la "monotonía" cromática del histórico arco le fue algo absolutamente irresistible; en su labor, aún tuvo tiempo para demorarse en pintar de tricolor el relieve del escudo nacional, abriendo así una nueva era para la estatuaria en la ciudad: la del libro infantil para colorear donde se le da rienda suelta a la imaginación.

Esta nueva era tiene su más completo logro en un hasta hace poco abandonado monumento de la Plaza Madariaga, en El Paraíso: el Monumento a la Victoria (circa 1910). Allí creemos ver de nuevo la mano de nuestro patrimonial ángel, exterminando la herrumbre, el polvo, el hollín, exterminando todo… hasta la pátina del bronce. La estatua tiene de nuevo su brazo en su sitio (restituyéndole el que le cortara la rama de un árbol y que un piadoso vecino guardara por años), pero ahora sus ropajes lucen un dorado rosé que se recorta delicadamente contra el rutilante oro de su cuerpo. Solo falta pintarle los celestiales ojos de azul, y alguno que otro carmín en las mejillas… y habrá quien diga que hasta le gusta! Pero, es eso lo importante?

Observando con qué libertad se ha sustituido la heráldica trompeta de bellas líneas que la estatua empuñaba en su mano izquierda por una especie de objeto que asemeja un destapador de cañerías, cómo se han olvidado de rehacer la corona de laurel de bronce que alzaba con la otra mano y de reconstruir el pedestal neoclásico sobre el que se levantaba el monumento, no cabe sino preguntarse: primero: hasta dónde podemos permitir que llegue la licencia de un restaurador? Y segundo: dónde está la cala?




 2. "Avenida del Paraiso", circa 1910 (Postal, colección de Joyería La Perla, N. 57 - Archivo Fundación de la Memoria Urbana)


2. El Angel del Paraíso
Hagamos memoria urbana. El "Monumento a la Victoria", o Ángel del Paraíso, fue erigido para las fiestas del Centenario en 1910 en la Plaza 19 de Abril (hoy Plaza Madariaga), junto a la Avenida del Paraíso (hoy Avenida Páez).3 Justamente en la puerta oriental de la urbanización.

Es imposible no identificarlo sino como el Arcángel Gabriel, el ancestral guardián de las puertas del Paraíso, quien también fuera el ángel de la Anunciación (de allí la trompeta en su mano derecha). Además, por ser la trompeta el instrumento de los cánticos de la victoria y llevar una corona, a este tipo de monumentos se les llama "triunfo".

Todo esto nos habla que el barrio El Paraíso de fines del siglo diecinueve era un verdadero Jardín del Edén, como una ciudad prometida, una nueva Jerusalén. Y revela a unos ciudadanos que por su cultura urbana tenían entonces mucho de arcángeles, palabra que viene de Arc Angel, que etimológicamente esta compuesta por arco, "el que dirige" y angel, "el mensajero". Dulces heraldos e ilustrados arquitectos, los caraqueños de El Paraíso erigieron este monumento para dirigirnos un mensaje. Salve, parece que le dijera el ángel a la ciudad. "Llena eres de gracia".4 En vez de anunciar la caída de Babilonia, resguarda vigilante un portal de alabastro.

Al este de su Edén, el Ángel del Paraíso sigue allí, un siglo después, como escribiera John Milton en El paraíso perdido, "contento con la esperanza / de encontrar a quien guiar en su vuelo errante / hasta el Paraíso".5




NOTAS:
1. Luis Buñuel, El ángel exterminador (1962)
2. Hannia Gomez, "Cal", http://hanniagomez.blogspot.com/2009/02/2009-cal.html
3. Plano de la Ingeniería Municipal del Distrito Federal, 1930 - Archivo Fundacion de la Memoria Urbana.
4. "Salve , llena de gracia, el Señor está contigo..."  En: Lucas 1, 26-38
5. John Milton, Paradise Lost. A Poem in Twelve Books, Libro Tres, Londres (1674).


 Publicado en: La fábrica,  EL NACIONAL online, Caracas, 25 de Agosto (2014)

martes, 19 de agosto de 2014

Prioridad para los Peatones


La ciudad como sitio de reencuentro entre peatones, ciclistas y automovilistas (tomado de www.septgratuit.fr)



"La verdad se vuelve inverosímil a veces con el paso del tiempo;
se aleja, y entonces parece fábula, o ya no más la verdad".
Javier MARIAS.



1. El peatón vive, la lucha sigue
En la historia de la reconquista en la ciudad moderna para el hombre a pie hemos visto ya cumplirse unos cuantos episodios. Desde los 70, con la llamada Recuperación de la Ciudad Tradicional y Revolución Anti-industrial, surgida en Europa de la mano de León Krier, pasando a la primavera global de los calles peatonalizadas y los bulevares de los 80 -cuando nosotros mismos vivimos en Venezuela dorados momentos-, hasta alcanzar la definitiva toma de conciencia universal a favor del peatón en la ciudad que vino con el cambio de siglo. Hoy, ya nadie en el mundo cuestiona este sagrado derecho, pero sin duda fue un logro de muchas batallas libradas internacionalmente.

No obstante, esta certeza esta lejos de cumplirse totalmente en la realidad urbana de muchas ciudades, y por ello, la lucha continúa. A ello se le suma la urgencia de volver las ciudades más sustentables, lo cual requiere de una disminución del transporte automovilístico a favor del uso del transporte masivo, la bicicleta y el peatón. Todos los países están trabajando a su manera, y nosotros debemos estar atentos a sus experiencias, porque el monstruoso estado de nuestra infraestructura peatonal viola de manera intolerable el Derecho del Hombre a la Ciudad, y la predominancia que aún tiene la Ingeniería Vial sobre la Ingeniería Peatonal en nuestras ciudades se mantiene.

Es por ello que es interesante un instrumento reciente que puede sernos de alguna utilidad. El pasado lunes 11 de agosto se presentó en Ciudad de México la Carta Mexicana de los Derechos del Peatón, redactada por la recién formada Liga Peatonal de ese país, “una red de personas, colectivos y organizaciones dedicados a la promoción y defensa del efectivo ejercicio de los derechos del peatón en las ciudades mexicanas y de un espacio público que ponga como eje a la persona“, fundada el pasado mes de  mayo.

Cada punto de dicha carta está descrito de una manera que luce casi científica, aspirando a ser una ordenanza. Son catorce las premisas, arrancando por la definición de Peatón, hasta el enunciado de sus Seis Derechos Fundamentales. Están allí definidos cosas como la idea del espacio público frente al espacio privado, sus cualidades y sus limitaciones de uso, la necesidad de que su diseño sea colectivamente ergonómico, y el que toda "infraestructura urbana debe estar diseñada y hecha principalmente para las personas, a escala de las personas y a la velocidad de los seres humanos". El documento sigue enumerando -poniendo en blanco y negro conceptos ya tradicionales, en realidad-, la larga experiencia global en la materia: la importancia de la accesibilidad universal, la imperiosa necesidad de la remoción de todas las barreras, la prioridad que deben tener los cruces a nivel y la señalización para peatones, y, simplemente, que hay que reducir la infraestructura vehicular a su mínimo en las ciudades lo antes posible.

La aparición de estos contenidos a manera de carta, adaptable a la naturaleza del problema en cada país, podría contribuir a que la ruta emprendida por los activistas y las organizaciones no gubernamentales a favor de los peatones evolucione hacia su profesionalización. Fusionados en una liga nacional peatonal y armados de un documento legal fuerte, puede confrontarse con mayor fuerza a los gobiernos de las ciudades para "influir en la construcción de políticas públicas orientadas al peatón". Grupos venezolanos como los tesoneros @caracasapie @sampablearte o @serurbano, entre otros, al convertirse en liga científica armados de un código, podrían pasar a un nivel superior de lucha convertidos en un organismo paralelo, ese Ministerio de Transporte Peatonal del que hablamos una vez y que sin duda le haría el contrapeso necesario al otro Ministerio del Transporte, el vial.

La peatonalizacion de la Avenida Bolívar (1987, Giovanni Chiaramonte, LOTUS International)


2. Razón peatonal de la historia
En materia de la reconquista peatonal de la ciudad moderna Venezuela no se queda atrás. Puede que quizás lo hayamos olvidado. O que nos parezca fábula, como diría Javier Marías, Pero es la verdad: un buen camino por la peatonalización, vaya si lo hemos andado!

Hagamos memoria urbana. Volvamos hasta los años ochenta del siglo veinte. Entonces, el Instituto de Arquitectura Urbana (Caracas, 1979), se aliaba con FUNDACARACAS en la construcción de su propuesta de un boulevard peatonal para Catia, para mencionar solo una de las obras de peatonalización que impulsó el Metro, mientras que Benacerraf & Gómez transformaban la autopista de alta velocidad que era la suburbana Avenida Bolívar en un paseo con aceras peatonales de treinta metros de ancho, con árboles, jardines, pórticos, bancos, cruces y semáforos. Una apuesta por la ciudad peatonal que no tenia parangón contemporáneo en el mundo urbano de entonces, como lo acreditó inmediatamente en Milán Pier Luigi Nicolin, el director de la revista LOTUS International. El Parque Vargas, de hecho, sirvió de inspiración urbanística al maestro Rogelio Salmona para impulsar el plan de peatonalización del centro de Bogotá, que vendría después.

En Venezuela se diseña y se construye de manera pionera y ejemplar en aras de la movilidad peatonal desde hace ya más de medio siglo. Pongámonos, pues, en "pie de guerra". Usemos nuestra historia urbana y toda nuestra fuerza ciudadana frente al avance de la hegemonía automovilística para conseguir que en nuestras ciudades alcancen definitivamente prioridad los peatones.




NOTAS:
1. Hannia Gómez, "Ingeniería peatonal:, en: Desde la memoria urbana: http://hanniagomez.blogspot.com/2007/03/ingeniera-peatonal.html
2. Pedro Hernández  Martínez (@laperiferia), "Andar a pie", en: Arquine, Carta Mexicana de los Derechos del Peatón: http://www.arquine.com/blog/carta-mexicana-de-los-derechos-del-peaton/
3. Liga Peatonal: http://ligapeatonal.org/quienessomos/
4. @caracasapie: http://twitter.com/caracasapie
5. @sampablearte: http://twitter.com/sampablearte
6. @serurbano: http://twitter.com/serurbano
7. H. Gómez, "La medida del paseante", en: Desde la memoria urbana: http://hanniagomez.blogspot.com/2007/03/la-medida-del-paseante.html
8. "Center, park, avenida. The new Vargas park in the center of Caracas" by Carlos Gòmez de Llarena -Spazio, tempo, e architettura / Space, Time, and Architecture Lotus 56, Lotus International, (1987): pag.32: http://www.editorialelotus.it/web/search.php?author=Gomez+de+Llarena&topic=



 Publicado en: La fábrica,  EL NACIONAL online, Caracas, 18 de Agosto (2014)

lunes, 18 de agosto de 2014

Pontífice



Puente de Bello Monte (2014 - Tomado de Globovision.com)
 

"Pontífice, med. siglo XV, lat. pontifex,
formado por las palabras pons, 'puente' y facere, 'hacer': 'constructor de puentes';
alto funcionario romano que en sus orígenes cuidaba del puente del Tíber".
 -Juan COROMINAS. Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana.


1. Inmediatez
El viernes 18 de octubre de 2013 el Ministro de Transporte Terrestre, el ingeniero Haiman El Troudi, "habilitó el tránsito vehicular por el nuevo 'puente de guerra' instalado en la Troncal 9, a la altura de Boca de Uchire, en el estado Anzoátegui, luego de su colapso. “Ha sido un trabajo que hemos realizado con mucha vocación”, indicó El Troudi en el acto de inauguración. Y un "puente de guerra", es exactamente lo que construyó para resolver la contingencia: una estructura metálica triangulada, de cerchas rectas, una de ida y otra de vuelta, salvaron la luz, garantizaron el soporte de las cargas y restituyeron el paso del tráfico. Todo muy eficiente: una respuesta inmediata.

Invocando así su vocación profesional, el Ministro sin duda tiene muy presente lo que significa la ingeniería. Esa profesión escindida entre el arte y la ciencia, y de cuyas episodios de ingenio está poblada la historia monumental de la ciudad. Y ciertamente, la gestión del Ministro viene siendo realmente asombrosa: cuando antes nadie hacía nada en materia vial en la capital, pasamos a ver caer sobre ella una especie de avalancha de 'Soluciones Viales', el término old fashion con que le gusta llamarlas @HaimanElTroudi.

Por demasiado tiempo sufrimos no poder franquear el río. Desde la cola infernal largamente barajábamos los sitios ideales para los nuevos puentes que darían al traste con los cuellos de botella y conectarían finalmente ambas riberas. Nos los sabemos muy bien. Y rogábamos. Rogábamos por la llegada de un algún moderno pontífice que entendiera la emergencia y nos ayudara a franquearla. Pero soñábamos, también, con los proyectos de esos puentes, con sus sofisticadas estructuras que harían alarde de una nueva belleza técnica y cultural para la ciudad, con las majestuosas obras de arte unidas a sus portentosas fábricas y con los nuevos espacios públicos que se crearían en sus cabeceras norte y sur. Soñábamos, sobre todo, con cruzarlos a pie. Caracas volvería a ser una ciudad pontificia, como otrora, y ello impulsaría el definitivo reverdercer del río.

Pero el Ministro, en toda su pasión ingenieril, en todo su fervor pragmático y su acelerada inmediatez, luce como un pontífice demediado. Olvida el otro componente fundamental de su profesión: el arte. Aunque haya acertado en muchos casos en dar con los cruces idóneos, y efectivamente haya mejorado en algún porcentaje la movilidad automotriz, lamentamos su falta de comprensión de lo que significa construir en una ciudad. Hoy, la mayoría de las ciudades del mundo demuelen sus infraestructuras viales e invierten todo en transporte público para privilegiar el disfrute peatonal y la sostenibilidad. Estas cerchas prefabricadas, feas, desangeladas, meramente utilitarias (y afortunadamente, removibles), "resuelven", sí, pero tratan a la ciudad como si fuera un contexto meramente vial: el de la Troncal 9. Puentes de guerra para Caracas, la gentil. Ingeniería de contingencia, cuando lo que necesitamos es más arte de la ingeniería.

Pero aún puede tener remedio. Justamente porque son puentes de guerra, son puentes temporales, que se instalan mientras se construye el puente definitivo. Preferimos pensar que estarán solo corto tiempo, mientras se comprueba que funcionan en su sitio. Entretanto podemos ir preparando, preferiblemente por concurso público, los diseños extraordinarios de los puentes definitivos, que contarán con todas las bondades urbanas descritas y que deberán ser colocados más alto (ver Puente Los Gemelos, c. 1960), para que no se conviertan en catastróficos diques durante una potencial crecida del Guaire.

       Puente de Los Leones (1933 - Tomado de la Revista Tecnología y Construcción)
 
2. Una Obra de Arte
Guaire arriba, en el sitio de Barrancas, se levantó una vez un puente. Era la época cuando en Venezuela el arte del ingeniero era más universal, y aún se empleaba la expresión "obra de arte" para designar a las obras de ingeniería. Todos lo conocen por lo que lo adorna en la superficie, pero pocos se han llegado hasta el cauce para conocer su otra belleza: la de su diseño estructural. Al principio fue Puente de las Barrancas; luego Puente Bolívar: hoy se le conoce como el Puente de Los Leones.

Diseñado en 1932 junto con la Avenida de la Paz para comunicar las Avenidas de El Paraíso, La Vega y la Gran Carretera Occidental, alcanza cincuenta espléndidos metros. Sus cabezales fueron sendas redomas urbanas, con fuentes ornamentales, amplias aceras y bancos públicos, una en Bella Vista, otra en la Vega. Lo apareja una larga balaustrada, recia, sabrosa de recorrer, una especie de ritmado balcón sobre el que se anclaban candelabros de hierro; lo adornan en las puntas los cuatro famosos leones del escultor catalán Angel Cabré i Magriñá.

El arco de concreto del puente en sí mismo es digno de historia aparte, anticipando su forma la de los viaductos que diseñara Eugène Freyssinet para la Autopista Caracas-La Guaira. Es esta matemática forma la que logra la suave curvatura, larga y apaisada, que le da tanta belleza, única entre los puentes de la ciudad. El Puente de Los Leones, ciudad ornamental por arriba, esplendor estructural por debajo, es una obra de arte y una bella lección para actuales artífices de puentes y futuros caraqueños pontífices.



NOTAS:

1. Puente de Bello Monte, 2014 (Instalan puente que conectará a Bello Monte con la Fajardo: http://globovision.com/instalan-puente-que-conectara-bello-monte-con-la-fajardo/ )
2. Corominas, Juan, Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana, Madrid (1970).
3. Haiman El Troudi: https://twitter.com/HaimanVZLA
4. Restoring urban life by tearing down freeways:
http://blogs.iadb.org/urbeyorbe/2014/05/01/restoring-urban-life-tearing-freeways/





Publicado en: Opini
ón, EL NACIONAL on line, Caracas, Agosto (2014)
Related Posts with Thumbnails