miércoles, 30 de noviembre de 2016

Domus pauperum: o memoria sobre la mejor manera de destruir al Hospital Vargas

El Hospital Vargas en 1933 (f. Archivo Fundacion de la Memoria Urbana)


Hace dos anos (1988) en el diario EL NACIONAL apareció un escrito de Eduardo Delpretti titulado "Remozan al viejo Vargas" (EL NACIONAL, 6/3/1986). En este se describia, basandose en una entrevista hecha al Director del hospital, Dr. Eduardo Alfaro, como el hospital estaba siendo remozado para devolverle sus rasgos originales, "como Monumento Nacional que es desde 1978, pero con todos los adelantos de la ciencia hospitalaria". 

En efecto, declaraba mas adelante el Director del hospital, "el rescate de su arquitectura original, que es intocable como Monumento Nacional, conlleva todos los avances que exige la medicina moderna, incorporando, por ejemplo, en cada sala de hospitalización una serie de aditamentos que haran posible hacer terapia intensiva, dar oxigeno, brindar succion y llamada de pacientes al puesto de enfermeria".

Habiendo visitado poco despues la obra con mi padre, Otto Lima Gómez, quien fue medico en el Vargas por mas de treinta anos, pudimos constatar algunas de dichas mejoras. Las paredes de las salas, recubiertas ya con una moderna ceramica azul, revelaban una nueva estructura de instalaciones internas que permitieron realmente algunas ventajas. Pero usar ese material fue semejante a cubrir la Catedral de Caracas con revestimiento Kenitex. Los "marcos ojivales" de que hablaba nuestro buen Director en la entrevista, al entrar a los pabellones, vieron reducida su fisonomia a un pigmeo marco de hierro rectangular.

No quisimos atrevernos a adivinar que seria de las fachadas y de los techos del patio central y del resto de las ventanas, ahora sin vista, porque temimos a los resultados de la indagacion.  Aunque los criterios  de restautracion hoy en dia pueden ser muy diversos, el reciclaje y la modernizacion para la vida actual en edificios antiguos e han generalizado mucho (1988).

Reciclaje y modernizacion adecuados, se entiende. La condicion de Monumento Nacional implica siempre tratar de una manera mucho mas cuidadosa toda intervencion que se practique en un edificio de esta jerarquia, aunque restaurar o renovar no quiere decir preservar la estructura original en formol para que perdure para siempre con su imagen inicial del siglo XIX. Sin embargo, no es alli donde queremos profundizar en nuestras observaciones.

Aquel hospital que en el ano 1891 significo una verdadera revolucion en el campo de la Asistencia Publica Nacional, ha venido sufriendo todos los cambios y alteraciones que su estructura original podia soportar. Los terrenos a su alrededor, que por decreto estan destinados hace muchos anos a usos exclusivamente asistenciales, se han ido construyendo poco a poco. Aparecieron el Banco Municipal de Sangre, el Instituto de Anatomia Patologica, el Instituto de Dermatologia, el Puesto de Emergencia, y ultimamente, el edificio de Ciencias Basicas de la Escuela de Medicina Vargas. 

El edificio original, esa estructura de ornamentacion gotica, poblada de vegetacion en sus patios, fue perdiendo uno a uno sus elementos principales, empezando por el viejo auditorio de madera a la usanza de los hospitales de Paris, hasta terminar con cada uno de dichos hermosos patios, los cuales han ido desapareciendo al tratar de aumentar el area utilizable para servicios internos. Lo grave, por lo tanto, no es encontrar cambios, sino el enfoque con que se han venido haciendo.

Este hospital, como toda estructura arquitectonica concebida con una idea espacial y formal coherente, ademas estaba pensado para resolver un problema funcional. El binomio pabellon-patio surgio en un periodo llamado "pre-antiseptico" de la historia de la Medicina, donde se pensaba que "el enemigo principal del enfermo es el aire enrarecido".1 En aquella epoca Pasteur no habia descubierto aun las bacterias como agentes de las enfermedades ni se conocia lo que significaba el tratamiento antiseptico de los trabajos de Lister. De alli que los patios eran la dosis correcta para el tratamiento constructivo de las enfermedades.

 

lunes, 14 de noviembre de 2016

Si, es posible



1. Primera fotografía en color de la villa Cavrois publicada en L'Illustration el 20 de mayo de 1939 
(f. Robert Mallet-Stevens - la villa Cavrois, Richard Klein, Ed. Picard).

"Ser moderno".
Fernando Montes. 1

A Dung Ngo.

1. Villas-manifiesto
Si: es posible. Es posible volver a ser modernos. Vivirlo de nuevo y disfrutar otra vez de ese heroico sueno arquitectónico casi viejo de un siglo en nuestra propia época. Es posible revivir esa historia, sobre todo aquí en Venezuela, donde la arquitectura moderna brilla tan espléndidamente para regocijo del mundo entero. Es posible reeditar esa heráldica experiencia que es curiosamente histórica y vigente a la vez, puntualmente recreada pero con matices actuales. Tal y como fuera construida entonces, en las cada vez más distantes primeras décadas del siglo veinte, pero tal y como lo sentimos hoy. Es posible. Y es muy interesante.

Así lo corroboran las noticias que nos vienen de Francia para este próximo verano 2015, el cual se anuncia como el más destacado de todos en lo que va del siglo en materia de restauración de la primera arquitectura moderna, con la inminente reapertura de dos obras maestras de la historia de la arquitectura, ambas largamente abandonadas y vandalizadas: la palaciega Villa Cavrois (1932), construida en los alrededores de la ciudad de Croix (Nord-Pas-de-Calais, Francia) por el arquitecto belga Robert Mallet-Stevens, y la Villa E-1027 (1929), la casa blanca erigida en la costa del Mediterráneo (Roquebrune-Cap-Martin, Alpes-Maritimes, Francia) por la arquitecto irlandesa Eileen Gray. Ambas reabrirán sus puertas (E-1027 todavía en forma parcial) este mes de junio (2015), y nosotros por ende no podemos sino estar de jubilo.2

Las brillantes reinauguraciones dan al traste con la tan cacareada idea-recibida de mucha gente que dice que el estado no es responsable directo del patrimonio y que nunca debe adquirir los bienes patrimoniales del país y restaurarlos, sino contentarse con promover su restauración por la sociedad (atención alcaldías). Pues, ni una cosa, ni la otra. Esta claro que ningún gobierno en el mundo, ni del primero ni del ultimo, puede restaurar todo el patrimonio de su país, pero es bueno recordar que es su responsabilidad mantener un programa constante de declaratorias y restauraciones insignes de patrimonios emblemáticos de todas las épocas. La pauta necesariamente hay que marcarla. Rescatar y refundar un lugar de cultura es una formidable manera de educar, de enseñar a hacer las cosas bien y de sembrar bienestar.

La hoy espléndidamente rescatada Villa Cavrois y la en camino de ser terminada E-1027, fueron en primer lugar declaradas patrimonio -en gran parte, y tomen nota, queridos lectores amantes de nuestras ciudades en Venezuela-, gracias a la presión de los ciudadanos. Acto seguido fueron adquiridas por el estado a través de diferentes instancias. En el caso de la Villa Cavrois, por el Centre des Monuments Nationaux, y en el de E-1027, por el Conservatoire du Littoral. con la participación de la Alcaldía de Roquebrune-Cap-Martin. Ello, que ya aseguraba en mucho su salvaguarda, no se quedo ahí nada más. 

Inmediatamente, estas instituciones pasaron a buscar los fondos para acometer la producción y realización de los proyectos de restauración y la construcción, que es la etapa más larga, siendo los de la Villa Cavrois de mucha mayor envergadura en tiempo y en dinero. Veintitrés millones de euros desde su declaratoria en 1990 a su inauguración en pocos días…! 2 Los resultados son realmente espectaculares: reconstrucción de mobiliarios y luminarias, restitución de materiales y acabados preciosos, re-sembrado de jardines y, sobre todo, el seguimiento al pie de la letra de los proyectos originales, tanto del de Mallet-Stevens como el de Gray.3 Al final, ambas arquitecturas, una vez restauradas, transferidas a manos de entidades locales, serán devueltas como centros culturales para el disfrute del publico local e internacional. Los niños, hasta los 26 anos, entran gratis.

As, los invitamos a conocer los admirables procesos de rescate de estas obras maestras de la arquitectura moderna. Villas-manifiesto, abstractas, secuenciales, desafiantes, que modelaron una nueva forma de vivir y que re-edificaron al mundo.  Dos joyas de la modernidad que vuelven a la vida gracias a la fuerza de sus admiradores, a la necesidad de la justicia histórica y a una realidad incontestable: el amor de la humanidad por la arquitectura.


2. Villa E-1027 de Eileen Gray (f. 2010, © Manuel Bougot. Tomado de www.wsj.com)
 

2. Villas-proclama
Devastadas, abandonadas, invadidas, llenas de basura, de filtraciones, de alimañas, de grietas y de goteras, saqueadas de todos sus mobiliarios, grafiteadas, desvirtuadas por las alteraciones, cual gallineros, pocilgas y morada de indigentes, incomprendidas, olvidadas… cuánto se parecen las fotografías de hace muy poco de la Villa Cavrois y de la Villa E-1027 a nuestras villas urbanas modernas! Observemos bien esas fotos, ahora testimonio de un pasado que ya no es más. Entonces parecia imposible que esos vestíbulos, comedores, habitaciones, salones, miradores, logias y terrazas ennegrecidos por la mugre y la soledad pudieran volver a ser alguna vez los blancos templos donde se proclamaba y oficiaba la modernidad.4

Pero si, fue posible. Para Cavrois y E-1027 fue posible. Las tenemos de regreso. Arrancadas de las manos de la nefasta fascinación mundial por el Ruin Porn, devueltas a la vida, para servirnos de renovada inspiración. Cada proyecto de restauración es una historia ejemplar en si misma.

Hagamos memoria urbana. Allí siguen nuestras históricas villas modernas, casas-escultura, casas-heroínas, casa-proclama, Art Deco, cubistas, neoplásticas, racionalistas, pioneras de nuevos lenguajes y de una nueva manera de habitar en Venezuela. En Caracas se llamaron Las Guaycas -la primera-, pero también Ave Maria, N. 17, San Pedro, Inés, Irene, Anacar, Sousa, Armando y Christiane, Monina, Yolanda, Flor, Eros, N. 39, N. 43, Sofía, Francia… De los 1910s, los 1920s, los 1930s. Porque no lo intentamos nosotros también? Que nos impide emprender este tipo de cruzada? Cuantas podrían ser salvadas por ciudadanos esclarecidos?

Seamos modernos, en el mejor sentido contemporáneo de la expresión: conservemos. No permitamos que la memoria de Robert Mallet-Stevens solo nos quede para musitar tristemente:  "Y cerraré los ojos cuando desaparezcas…" 5



NOTAS:
1. "Etre moderne". Fernando Montes, "Case 'vitesse' et coin obscur", en: Robert Mallet-Stevens Architecte, Editions des Archives d'Architecture Moderne, Bruselas (1980): p. 63.
2. "La Villa Cavrois, manifiesto arquitectónico del arquitecto Robert Mallet-Stevens, fue construida en la ciudad de Croix (Nord-Pas-de-Calais, Francia) entre 1929 y 1932 para el industrial del textil Paul Cavrois. Adquirida por el gobierno francés en 2001, está siendo rehabilitada por parte del Centre des Monuments Nationaux para su abertura al público, prevista para el 13 de junio de 2015". Docomomo Iberico Newsletter: Rehabilitación y apertura al publico de la Villa Cavrois, de Mallet-Stevens. Mas información sobre la restauración de la Villa Cavrois y sobre Robert Mallet-Stevens: http://www6.nordnet.fr/mallet-stevens/presse.htm)
3. "La Villa E-1027, de la arquitecta irlandesa Eileen Gray, tras años de abandono y vandalismo, está en su fase final de rehabilitación. El 3 de mayo de 2015 se abrirá parcialmente al público". en: "Rehabilitación y abertura al publico de la Villa E-1027, de Eileen Gray", Cap Moderne: http://www.capmoderne.com/actualites.html
4. Centre de Monuments Nationaux, "Découvrez la Villa Cavrois, chef d'oeuvre de Robert Mallet-Stevens" - video en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=Qw6lnOjbUrM&app=desktop
5. "Je fermerais les yeux quand tu disparaitras". Robert Mallet-Stevens, "Los misterios del Castillo de De", en: Robert Mallet-Stevens Architecte, Op. Cit (1980):  p. 233.


Publicado en: @ElNacionalWeb, Caracas, septiembre (2015).

martes, 1 de noviembre de 2016

Una Noche en el Museo


1. Latin America in Construction (f. John Hill, 2015 - Tomado de www. archidose.blogspot.com/)



1. The Backyard Diaries
Aunque las publicaciones, las películas y la red promuevan enormemente la discusión arquitectónica en el mundo, las grandes exposiciones en los museos siguen siendo el medio que impulsa con mayor fuerza el debate de las ideas. Su capacidad de comunicación es hoy todavía muy importante. De allí que continúen haciéndose, ambiciosas, elaboradas, muchas veces monumentales… Como los verdaderos edificios que deben ser.

Una gran exposición es una poderosa vía, por lo tanto, para intentar cambiar el mundo. Y por ello mismo, también una gran responsabilidad. Nosotros nos habíamos interesado en el ambicioso planteamiento hecho por Barry Bergdoll, curador jefe de arquitectura del MoMA, para la exposición "Latin America in Construction: Architecture  1955-1980", desde 2010, el mismo día en que lo oyéramos exponerlo en la UNAM durante la conferencia de Docomomo International en México DF.1 Nada más ver lo que pensaba hacer, sentimos vértigo y fascinación: el de quien está a punto de lanzarse a explorar un territorio totalmente desconocido, y nos contagiamos del mismo furioso deseo de conocerlo.

Desde entonces quisimos seguir la preparación y desarrollo de este proyecto. Y nos preguntábamos: cómo estarán haciendo en el MoMA para lograr adentrarse en la verdad de cada país, en sus distintas realidades, en sitios donde a veces las cosas no están todas publicadas o se han perdido y los estudios y los documentos y las fuentes dependen, sobre todo, de las personalidades locales? Cómo trabajar en una región a la que se ha relegado por décadas a tener "un rol subordinado", que ha sido tan "pasada por alto" y "rutinariamente abandonada"? 2

Luego de haber estado en el MoMA viendo la exposición la noche misma de su inauguración, confirmamos dos cosas: primero, que aquella imagen del plano invertido de Latinoamérica donde el norte era el sur y el sur era el norte con el que Bergdoll iniciara su charla aquella mañana en la UNAM, efectivamente logró que abarcara no solo al piso de la primera sala (Prelude Gallery) de la muestra recién inaugurada, sino también al espíritu entero de la exposición, volcada a mostrar a la región ya no más como un backyard de los Estados Unidos, sino como un "lugar de orígenes para ideas".3 Muy bien, como intención. Pero segundo, lamentablemente, luego del impacto inicial de encontrar las decenas de obras y documentos que la exposición logró reunir, empezamos a echar en falta las cosas importantes que no estaban. Los siete largos años de preparación, prórrogas incluidas, no fueron suficientes para la ambiciosa empresa. En todos los países había ausencias, y eso lo comentaba el publico ya desde esa noche inaugural. Algo que a cada país le tocara reclamar, porque es una realidad tan importante como la misma exposición.

Contemplando los espacios del piso sexto donde se instalo este show de gran escala, donde hace dos años estuvo 'Le Corbusier: An Atlas of Modern Landscapes') -y cuyo montaje se le parece tanto, aunque ciertamente, mucho mas apiñado-, esta claro que las grandes ámbitos temáticos (Campus Gallery, Brasilia Gallery, Main Gallery: Ciudades y Paisaje Urbano y Nuevos Bloques Urbanos, Escuelas, Vivienda y Previ, Arquitectura Sagrada, Muro Metropolitano y Sesc Pompeia y Utopia Gallery), y la gran pared de la cronología, dedicada a "Un Cuarto de Siglo de Vivienda", obviamente resultaron pequeños.. Alguien dijo no sin sorna que el hacinamiento era bueno porque "obliga a crear relaciones entre los edificios, forzando al publico a pensar". Pero la verdad es que con un MoMA que hoy se presenta siempre buscando más espacio, ever-expanding sobre toda su cuadra en Midtown, no entendemos como no le dedicaron otro piso, o una parte dos, y entonces hacerle verdaderamente justicia al legado de la región.

La decisión tomada, recordemos, fue hacer esta vez una exposición histórica, "que mira atrás sobre veinticinco años de producción arquitectónica, desde la exposición "Latin American Architecture since 1945", hasta los primeros años del Postmodernismo y los años Thatcher/Reagan".3 Y una exposición histórica no es como hacer un art show, donde si no me cabe no pongo el MAM de Caracas o despacho al Centro Simón Bolívar con una foto. Mas, como explicar todo esto? Habiendo tomado partido, como hemos dicho, por una retrospectiva que arrancase en el punto donde el MoMA y Henry Russell-Hitchcock dejaran su reflexión  hace justamente sesenta años, el equipo curatorial asignó gran parte de la responsabilidad de las selecciones nacionales, (aunque era su completa responsabilidad), a una lista de asesores locales. Fueron ellos quienes decidieron y propusieron que iba y que no iba, quien opinaba y quien no, cuáles obras visitarían los curadores en cada país y cuales dejaban de visitar, para que hicieran su escogencia final. En el caso de Venezuela, donde existe un capitulo de Docomomo que jamás fue consultado, esto fue críptico y a nuestra manera de ver, incompetente. A esto, el MoMA deberá responder.


2. "Venezuela vista desde el Nor-noreste" (1939 - Archivo Fundación de la Memoria Urbana)

2. La ecuación del desarrollo

Aquella noche en el museo, la obra con la que abría la exposición, "Ecuación del Desarrollo", el tablero de madera de Carlos Gómez Gavazzo (1960), de repente, inesperadamente, empezó a actuar como un talismán. Todos los objetos y los personajes de la historia de la arquitectura moderna de Latinoamérica, como por arte de magia, empezaron a cobrar vida. En la gran fiesta (que tuvo mucho también de happening histórico, tan variopinta era la fauna humana allí presente que se reencontraba y abrazaba), se reanimaron, estaban presentes, no solo los proyectos expuestos y los personajes presentes…  sino también los que no estaban.

Entre los que literalmente brillaban por su ausencia, ya hemos mencionado al MAM de Niemeyer, sus planos originales dibujados a lápiz por Fruto Vivas, quien tiene apenas un par de pequeños dibujos en la sala y en el catalogo, donde además es apenas mencionado en una línea por el Club Táchira. Algo inexplicable. Otro considerado menor es Cipriano Domínguez, cuyo Centro Simón Bolívar es inexistente para la galería de Ciudades y Paisaje Urbano y Nuevos Bloques Urbanos, y cuya otra foto en el catalogo tiene el tamaño de una estampilla. O la obra de Moisés Benacerraf y Carlos Gómez de Llarena, autores de la mas importante renovación urbana de los ochenta en Latinoamérica, el Parque Vargas, y del mejor edificio de oficinas de la modernidad caraqueña, la Torre Europa (1975), y una vasta y admirable trayectoria, ausentes también nadie entiende porque incluso del inusitadamente aburrido texto del catalogo. Hace falta un esfuerzo muy grande para no haberle mostrado la obra indispensable de estos arquitectos al equipo curatorial y para no incluirla en la exposición, tan evidente como es toda su significación arquitectónica y urbana en la ciudad. Y no es razón que en el caso de la Avenida Bolívar, tanto el CSB como el Parque Vargas, (1954) y (1985) respectivamente, pudieran alegar que no se muestran por sus fechas, porque vimos como en otros casos las fechas no fueron manejadas al pie de la letra. Es inaudita la exclusión de tan importantes capítulos de la historia del diseño urbano en Latinoamérica. Ni que decir la ausencia en la exposición de tantos otros arquitectos modernos venezolanos, Pietri, Vegas, Calvani, Oscar Tenreiro, Diquez, González y Rivas, Guinand, Gasparini, Montemayor, Pinzani, Zubizarreta, Tobito, Dorronsoro, Ferris, Bemergui, Menéndez, Posani, Hatch, Hernández, Legórburu, Borges y Pimentel, Lasala, Volante, Malaussena, Carbonell… y tantos mas, todos de obra moderna llena de ideas, y quienes sencillamente, no existieron tampoco para los asesores del MoMA. Finalmente, podemos dejar de señalar aquí el grave error de autoría de El Helicoide, cuyo verdadero autor, Jorge Romero Gutiérrez, es colocado de tercero tras sus arquitectos asistentes tanto en la sala como en el catalogo. Aunque por ese edificio recibiera el Premio Nacional de Arquitectura. El solo.

Es justo que hagamos este reclamo. Porque el papel de Venezuela en la historia de la arquitectura moderna latinoamericana es fundamental. Muestra de ello son los autores venezolanos que si fueron expuestos en la muestra, empezando por la amplia documentación de la obra de Villanueva, el autor con mas dibujos en sala de toda Latinoamérica. Pero la selección de la que forman parte no es el reflejo completo de la verdad histórica. En todo caso, han hecho ustedes muy bien, amigos del MoMA, en llamar a esta muestra "En Construcción". Con unos olvidos así, lamentablemente continua el trato a nuestra región como backyard. A ustedes y a sus asesores venezolanos, les recordamos que la ecuación del desarrollo con la que abre la misma exposición, seguramente incluye, idealmente, entre las Pautas y Convenios, a la verdad.




NOTAS:
1. "Latin America in Construction: Architecture 1955–1980", de Marzo 29 hasta Julio 19 (2015), MoMA, Nueva York: https://www.moma.org/visit/calendar/exhibitions/1499
2. "A place 'of origins for ideas'", en: Samuel Medina, "The Future Was Latin America", Metropolis Magazine, Marzo 2015: http://www.metropolismag.com/March-2015/The-Future-Was-Latin-America/
3. Samuel Medina, Op. Cit., (2015)
4. John Hill, "Latin America in Construction", A Daily Dose of Architecture:
http://archidose.blogspot.com/2015/03/latin-america-in-construction.html

Publicado en: @ElNacionalWeb, Caracas, 14 de Abril (2015).

lunes, 31 de octubre de 2016

Golpear un parque




1. Reubican la entrada del Parque del Este (f. 2015, Raul Romero - El Nacional)

"Lo viejo que es fuerte no envejece,
y a las raíces profundas no las congela el frío".
J.R.R. Tolkien.1

1. MetroGate
El Parque del Este, el patrimonio moderno más importante e internacionalmente conocido y admirado de Venezuela junto la Ciudad Universitaria de Caracas, es también un vergonzoso caso de sostenidas agresiones, que hoy en día continúan sucediéndose aparentemente sin redención posible. Justamente por los repetidos desmanes contra el proyecto original del maestro brasileño Roberto Burle Marx, todo un movimiento ciudadano se inició a mediados de la década pasada para su protección y defensa, contando ya con su inclusión una vez como Patrimonio en Peligro por el World Monuments Fund en 2010 y sucesivas nominaciones. Entre otras batalladoras ONGs, el capitulo de Venezuela de la organización internacional Docomomo (Documentos para la Conservación del Movimiento Moderno), nació en 2010 de esta misma lucha por la preservación del mayor parque de nuestra modernidad.

El último ataque contra la obra tenia tiempo cocinándose, pero nunca creímos posible que se construyera luego de todas las críticas, condenas y llamados al orden que fueron hechos al respecto, y de la tan cacareada publicidad sostenida por las autoridades en los medios sobre el supuesto "rescate" y "restauración" de este patrimonio declarado. He aquí que desde hace tres meses el Metro de Caracas junto a la compañía brasileña (insólito!) Odebrecht, "construye un bulevar y reubica la entrada al parque, unos metros al oeste de la actual".2 La moderna Puerta Norte del Parque del Este, diseñada como una amplia cubierta horizontal de concreto que acompaña con sus líneas puras y elegantes la ancha escalinata de acceso que conduce al espacio de recepción del parque (llamado Plaza De Acceso en el proyecto original), anticipa y enmarca la visión de su amplio y verde panorama. Fue pensada para recibir monumentalmente a los visitantes que entran por la Avenida Francisco de Miranda, y es en si misma la antesala y la primera estación moderna donde se empiezan a revelar a los visitantes los valores estéticos de la arquitectura del Parque del Este, que junto al paisajismo, hacen de este lugar uno de los más logrados y hermosos paisajes culturales del mundo.

La actual condena autoritaria e ilegal de la Puerta Norte, violando la Ley de Defensa y Protección del Patrimonio Cultural, su eclipsamiento y desfiguración, zampándole una burda marquesina metálica que desfigura totalmente su percepción, es aún mucho mas grave cuando constatamos un absoluto desconocimiento por parte de estas autoridades sobre el funcionamiento del sistema espacial del parque, cuya promenade y su conjunto de treinta jardines se inicia justamente en esta Puerta Norte y no puede de ninguna manera "mudarse" a otra parte.

Al Jardín de los Patios, señores del Metro de Caracas y Odebrecht, no se le puede entrar por ningún otro sitio que por el que fue planeado al oeste: lo que están haciendo ustedes tergiversa, daña y viola la obra burlemarxiana, y cambiarlo es un delito patrimonial. Ojo, PDVSA La Estancia.

2. La Puerta Norte, entrada original del Parque del Este (f. 1954, Archivo Fundación de la Memoria Urbana)


2. De nuevo en el MoMA
En la exposición "Latin America In Construction", que acaba de ser inaugurada en el MoMA la semana pasada, encontramos de nuevo a nuestro querido Parque del Este. Espléndido, allí está, colgado en una de las salas. Enorme, en uno de esa serie de grandes gouaches de muchos colores pintados a mano, donde las plantaciones de la flora tropical venezolana asemejan enormes grupos abstractos de formas que juegan entre si en medio del verde. Un rato nos quedamos observándolo con delicia junto a Carlos Eduardo Comas, uno de los curadores de la muestra, y presidente del Docomomo Brasil. En silencio, compartimos unos instantes de contemplación, preocupación y callada admiración…

No somos nosotros en Venezuela los únicos dolientes de las agresiones contra el Parque del Este. Los responsables de este nuevo golpe deberán responderle también al mundo. Venezuela es la custodia de un patrimonio moderno que es admirado globalmente.

Por ello, exigimos hoy aquí la inmediata demolición y vuelta atrás de las obras emprendidas contra la Puerta Norte del Parque del Este. No es demasiado tarde, si se quieren hacer las cosas realmente bien. El patrimonio y el arte y la cultura también son prioritarios para la población, junto al transporte. Estamos a la orden para convocar a todos los expertos en arquitectura y patrimonio que quieran para explicarles la importancia de la conservación de este patrimonio moderno que es tan venezolano como brasileño, así como del mundo entero, a fin de encontrar juntos una solución patrimonialmente aceptable a las demandas de esta nueva línea. Ya es hora de que el Metro de Caracas abra una Dirección de Patrimonio: se lo deben a la ciudad.




NOTAS:
1. "All that is gold does not glitter, / Not all those who wander are lost; / The old that is strong does not wither, / Deep roots are not frost by the cold". J.R.R. Tolkien.
2. Isayen Herrrera,  Emily Avendaño, "Reubican entrada del Parque del Este", @ElNacionalWeb: http://www.el-nacional.com/sociedad/Reubican-entrada-Parque_0_592740890.html


 Publicado en: @ElNacionalWeb, Caracas, 31 de Marzo (2015).

miércoles, 27 de abril de 2016

Obra Reciente de Benacerraf & Gómez. Caracas, Venezuela




1. Oficinas de Benacerraf & Gomez Arquitectura. Torre América, Bello Monte, Caracas (f. Carlos Gomez de Llarena, 2015)


I. Introducción
Benacerraf & Gómez Arquitectura en Caracas (1970-2015) es una de las oficinas de arquitectura más importantes de la historia reciente en Venezuela, formada por los arquitectos Moisés Benacerraf Coriat (1998) y Carlos Gómez de Llarena (1939), quienes mantuvieron por treinta y cuatro años una larga sociedad -y memorable amistad-, desde su asociación en Caracas en 1970.

En la obra conjunta Benacerraf & Gómez van a encontrarse la primera modernidad venezolana más ortodoxa, encarnada en la experiencia de Benacerraf, con la nueva modernidad venezolana de la segunda mitad del siglo, actualizada por la fuerza proyectual de Gómez de Llarena, cuando la memoria de la propia modernidad y la necesidad de darle importancia a lo urbano se estaban haciendo cada vez más presentes y urgentes, y se estaban redoblando tanto la sofisticación del diseño y la importancia de la estructura, como la aspiración a la excelencia en la calidad de la construcción y en el refinamiento en los detalles.

La capacidad de Gómez de Llarena como dibujante de perspectivas (en las que no solo dibuja sino que diseña los proyectos), le abrieron el camino desde muy temprano en su carrera, contando con una oficina de arquitectura propia desde los veinte años de edad, trabajando para los arquitectos Martín Vegas, José Miguel Galia y Walter J. Alcock. Esta facultad, y la inclinación por el diseño en perspectiva de los volúmenes calzando en los escenarios de la ciudad, marcará inmediatamente el perfil de la obra de Benacerraf & Gómez.







2. Perspectiva de la Torre Bello Monte, Colinas de Bello Monte, Caracas. Tinta sobre albanene. Carlos Gómez de Llarena, 1970 (f. Archivo Benacerraf & Gómez)

En 1970 construyen su primera obra, la Torre Bello Monte. Ese mismo año ganan el Primer Premio del Concurso Internacional para el Palacio Municipal de Caracas, cuyo jurado estaba conformado por I.M. Pei y los arquitectos venezolanos Carlos Raúl Villanueva y Tomás J. Sanabria.

Este palacio refleja la influencia de un edificio institucional construido dos años antes, el Boston City Hall, de Kallmann, McKinnell & Knowles (1968), igualmente de gran planta libre y baja altura, nunca se construyó. Sin embargo, es el punto de partida del leitmotiv doble de la obra de Benacerraf & Gómez.


              3. Perspectiva del Palacio Municipal de Caracas. Entrada ganadora del Concurso. Tinta sobre albanene. Carlos Gómez de Llarena, 1970 (f. Archivo Benacerraf & Gómez)

Un leitmotiv doble, es decir, con dos caras. Por un lado, "la expresión del edificio en el exterior, como una explicación de sus componentes y de su construcción, y por el otro, la respuesta al entorno alrededor y el papel que tiene el edificio como modelador de ese entorno".1

Las arquitecturas de Benacerraf & Gómez no pueden considerarse por lo tanto, solo como obras puntuales, objetos aislados en el paisaje urbano, sino como parte de una trama, donde una serie de temas se entretejen y se van desarrollando a lo largo del tiempo, comunes denominadores de una arquitectura siempre experimental y responsable con la ciudad.

Así, por un lado, los edificios "expresan lo que son por dentro: donde están sus órganos, cómo es su arreglo interior".2 Una arquitectura que se entiende al observarla perfectamente bien: cuáles son sus partes, cuáles son sus elementos constitutivos, cómo son las oficinas, cómo son los comercios, cómo los medios de escape, dónde están las circulaciones, los accesos, las instalaciones. "La expresión exterior es el resultado de cómo todo funciona por dentro. La expresión es la idea, cómo esta se construyó y cómo funciona; es expresar la verdad. Todo lo expresa el edificio; todo se lee: la modulación, las columnas, las vigas, los muros de resistencia que refuerzan la estructura, incluso desde el aire".3

Es la disciplina del control del arquitecto sobre todos los elementos. Porque el arkitekton, es, debe ser quien domina la arquitectura. Todas las disciplinas que la acompañan, la estructura, las instalaciones y los servicios, no deberán nunca sorprender ni afectar al edificio. En las obras de Benacerraf & Gómez, siempre se sabe qué espacio ocupan las instalaciones y cómo éstas funcionan. Por eso la estructura siempre está totalmente definida desde el principio del proyecto.

ero adicionalmente, el entorno se reinterpreta, se arma y se le da forma con el propio edificio. El edificio "es como un guante que calza perfectamente bien en el lugar y lo hace entendible, lo hace lógico. Desde su primer croquis debe crear y resolver la situación urbana donde se encuentra. Luego, se vuelve indispensable para entender ese espacio. Cada edificio es imprescindible en el lugar donde está". Ambas ideas estarán en toda la obra de Benacerraf & Gómez. Una arquitectura legible y un instrumento para reorganizar la ciudad. Pero también, un sistema.



4. Comparativa de las plantas tipos de las torres de oficina de Benacerraf & Gómez 1970-1998. Torre Bello Monte, Torre Europa, Torre América, Torre El Recreo y Torre Copérnico (f. Archivo Benacerraf & Gomez)

Observando algunas de las plantas de sus torres de oficinas entre 1970 y 1998, vemos como "todos los edificios tienen la misma planta".5 Porque ellas no son sino una repetición diferente de un mismo tema. En todas se trabaja la misma idea de "la planta útil": un enorme container, una planta amplia y modular que funciona diáfanamente, un uso del piso total, con su circulación vertical y horizontal y la ubicación clara de los grandes servicios y de la ductería. "Una constante desde la Torre Bello Monte (1970)".6

Todas las torres de oficina se pueden asimilar a esta idea, "incluso hasta el Hotel Meliá Caribe".7 Ello ocurre con las plantas tipo de la Torre Bello Monte, con la Torre Europa, con la Torre América, con la Torre del Banco Unión (1980), a pesar de sus grandes volados, con las torres gemelas del Centro El Recreo (1990) y las del Centro San Ignacio (1998).

En la Torre Europa (1971-75), Premio Nacional de Arquitectura, "todo se entiende desde afuera, todo puede leerse desde el exterior: cómo funciona el edificio, cómo resiste, y cómo se estructura".8 Este es un proyecto "muy limpio" y "experimental". Es de nuevo la idea de la planta útil y de la planta libre, pero agregando otro tema de experimentación que será sumamente recurrente en la obra de Benacerraf & Gómez: el tema de la esquina urbana.

La idea aquí era "hacerle justicia a la esquina".9 Y de allí, el edificio, diseñado en perspectiva, reconoce la esquina y además al alineamiento urbano de la Avenida Francisco de Miranda, algo que no se estaba haciendo en Venezuela. Es "la esquina como hecho urbano".10 Así, la esquina, construida a partir de la escalera que se cuelga desde el volumen de los ascensores, es "como una escultura" que "inscribe al edificio en un lugar urbano previamente desordenado, pasando a ser imprescindible, dándole forma a lo que pasa en la ciudad".11 Igual que luego ocurrirá en 1980 en el Banco Unión, "la esquina se libera en planta baja para canjear la ubicación por un espacio".12

Ya desde allí el edificio también explica que se organiza por capas sucesivas, en layers. Lo vimos antes en la planta de oficinas, de sesenta metros de largo, donde los servicios están separados, lo cual se expresa afuera, así como las instalaciones. Dos años mas tarde, otro edificio haría lo mismo en París: el Centro Pompidou, inaugurado en 1977.

La arquitectura de la Torre Europa al presentar todos sus "órganos" a la vista, es Brutalista, y está particularmente influenciada por la escuela inglesa estructuralista, pero tiene también mucho del rigor de Mies o de Kahn, de "la idea de crear volúmenes, masas y equilibrios y a la vez asimetrías".13 Detalles que recuerdan al grupo Archigram, pero "insertados dentro de una disciplina mucho más amplia, que no es de Archigram, ni de nada que hubiera previamente en Venezuela".14

5. Torre Europa (1975). Premio Nacional de Arquitectura. Avenida Francisco de Miranda, Caracas (f. Archivo Fundación de la Memoria Urbana, 1970s)

 



6. Maqueta de la propuesta de Las Nueve Cuadras (1975), Centro Histórico de Caracas. Arriba a la derecha, el volumen del Palacio Municipal de Caracas (f. Archivo Benacerraf & Gómez)

La preocupación por hacer entender todo lo que está en la ciudad, empezó a aflorar en una propuesta urbana de 1975 para las Nueve Cuadras que rodean la Plaza Bolívar, el corazón del Centro Histórico de Caracas. En ella se reanudan las ideas planteadas en el ya mencionado Concurso para el Palacio Municipal de Caracas (cuyo volumen estaba incluido en la maqueta de Las Nueve Cuadras). Aunque esta propuesta nunca se realiza, conducirá a la creación en 1979, junto a un grupo de veinticinco arquitectos. de una fundación dedicada al pensamiento y diseño de la ciudad, el Instituto de Arquitectura Urbana (IAV), de la cual Moisés Benacerraf y Carlos Gómez de Llarena fueron sus primeros directores.

En 1975 también proyectan para la compañía española Meliá, el Hotel Meliá Caribe, en la costa de Caracas, una nueva oportunidad para retomar el hilo conductor del "edificio insustituible, clave para entender y resolver todo el entorno".15 Aquí hay un salto hacia referencias completamente nuevas, en este caso a la arquitectura expresionista de Eric Mendelsohn, pero también a las formas estructuralmente ejemplares del madrileño Instituto Ramiro de Maeztu diseñado por Carlos Arniches Moltó, Martín Domínguez Esteban y Eduardo Torroja en 1933, donde Gómez de Llarena había estudiado en su juventud.





7. Vista aérea del Hotel Meliá Caribe, en Caraballeda sobre la costa de Caracas (f. Archivo Fundación de la Memoria Urbana, 1970s)

En el Hotel Meliá Caribe es de nuevo "entender la esquina, responder al entorno entre el mar Caribe y la Laguna de Caraballeda, y cumplir con "una obligación urbana".16 Trabajando "con las alas del hotel", con el ala este se le da "continuidad a los edificios de la Avenida de La Playa, mientras que con el ala suroeste se acompaña el cambio de dirección de la calle que bordea la laguna".17 Así el edificio resuelve todos las claves el contexto.

Cerca de allí, el año siguiente, diseñarán también para la Fundación Planchart la Residencia Caraballeda (1976), un delicado edificio de resonancias aaltianas "muy ligado al proyecto del Hotel Meliá Caribe", en el que Gio Ponti, cuando vino a Caracas para hacer la Villa Planchart, manifestó querer un día allí morir feliz y ser sepultado.

En la Residencia Caraballeda, de nuevo, "todo es legible, todo se entiende".18 Aunque es un proyecto donde se exploran nuevas búsquedas, el edificio sin embargo, "siempre es la misma expresión".19 En la Residencia Caraballeda, desde el principio, como en los proyectos anteriores "una vez que la arquitectura está concebida, se resuelve sin que hayan cosas que los transformen". 20 Hoy, al pasar el

8. Residencia Caraballeda (1976) en la costa de Caracas (f. Folleto promocional. Archivo Fundación de la Memoria Urbana, 1976)

tiempo, este ancianato se conserva idéntico a como fue construido, fiel a su primera idea y con todos sus elementos a pesar del paso del tiempo.

El proyecto siguiente es la Torre América (1978). Situada en Bello Monte, en Caracas, al borde del gran viaducto "El Pulpo", es quizás el mas experimental de todos los proyectos de Benacerraf &  Gómez. Partiendo de una nueva tipología estructural y constructiva, "una 'osamenta' de concreto con costillas" que funciona a gran cabalidad. En este edificio "la estructura es la fachada, la piel es la estructura, y a la vez su expresión plástica".21

Sumamente económica y pioneramente sustentable, la fachada estructural de concreto, anclada al centro de la torre mediante el núcleo de ascensores, recibe una serie de ventanas prefabricadas en fibra de vidrio que funcionan en el interior como un equipamiento, como muebles que enriquecen los espacios de


9. Alzado principal de la Torre América (1978), Bello Monte, Caracas. Tinta sobre papel albanene (f. Archivo Benacerraf & Gómez)

las oficinas. Así, la Torre América es a la vez "un modelo de oficina, de fachada y de estructura".22 Situada en un entorno particularmente hostil, el proyecto responde a la ciudad incluyendo "una plaza adelante, un espacio urbano propio" -mas no privado-, que le sirve de preámbulo. Hubo así en el contexto urbano "un antes y un después a la llegada del edificio".23

En 1980, de vuelta en el Centro Histórico de Caracas, Benacerraf & Gómez reciben una importante comisión: el proyecto para la nueva sede del Banco Unión. Esta será una importante operación corporativa, donde el diseño pudo ejecutarse hasta el último detalle de la arquitectura interior. En la Torre Unión encontramos de nuevo, como en la Torre Europa, una piel de vidrio que se
 



10. Torre Unión (1980), Centro Histórico de Caracas (f. Giovanni Chiaramonti, 1987. Archivo Benacerraf & Gómez)

modula, y la preocupación por el tema de la esquina urbana. Y aquí también va a crearse crea un espacio público de nueva planta: "un espacio que no existía antes, una gran plaza que fue donada a la ciudad".24

Igualmente, una escalera publica construye una conexión peatonal que conduce hasta la estación del metro. Entretanto, en el interior del edificio, tanto en la torre de oficinas como en el cuerpo bajo de la agencia bancaria, los módulos empleados en la fachada de vidrio prosiguen hasta el interior, replicándose en plafones y demás elementos, creando todo un envoltorio para los espacios y un sistema de diseño para la arquitectura interior.


11. Palacio de Justicia (1985). Avenida Bolivar, Caracas (f. Archivo Fundación de la Memoria Urbana)

En 1981, tras algunos proyectos no construidos, como el proyecto del Hotel Meliá Caracas en la Avenida Casanova, el proyecto del Conjunto Tanaguarena, en la localidad de Tanaguarena en la costa de Caracas, el proyecto del Complejo Hotelero Tamanaco para el Hotel Tamanaco en Las Mercedes, Caracas, y la construcción de un pequeño edificio vacacional muy de su época, el edificio La Jolla. en la Laguna de Caraballeda, Benacerraf & Gómez comienzan a diseñar y construir dos importantes proyectos de carácter urbano: el Palacio de Justicia y el Parque José Maria Vargas.

La filosofía del proyecto del nuevo Palacio de Justicia, situado en el extremo oeste de la Avenida Bolívar (la mayor de la ciudad) consistió en considerar que un palacio de justicia tiene que hacer ciudad. Así, en este proyecto se crea una nueva plaza cubierta, la Plaza de la Justicia, entre los dos edificios independientes preexistentes, para que estos se unan y funcionen como uno solo con un gran espacio publico en su interior.

Como en los anteriores proyectos, "en el Palacio de Justicia también se entiende perfectamente bien donde están todas las partes de la arquitectura: los ascensores (que son a la vez el refuerzo sísmico), los pasillos, los tensores, toda la expresión exterior se arma organizando los elementos que componen la funcionalidad del edificio".

12. Maqueta del Parque Jose Maria Vargas (1985), Avenida Bolivar, Caracas (f. Archivo Benacerraf & Gomez, 2015)

La aspiración a querer hacer ciudad es una constante en la obra de Benacerraf & Gómez. De ella nace a fines de los anos 80 el Parque José Maria Vargas en Caracas, extendiéndose por mas de un kilómetro a lo largo de una autopista de los 50, al este del Palacio de Justicia. ESte proyecto que fue considerado como "la más importante operación de renovación urbana de su momento en Latinoamérica": el Parque José Maria Vargas.25 En este proyecto se lograría la reconversión de la preexistente autopista de alta velocidad en que había sido convertida la Avenida Bolívar desde los años cincuenta de vuelta en un paseo urbano.

La autopista fue revitalizada y reconvertida en una avenida peatonal y en un gran parque urbano con nuevos cruces transversales de calles, plazas, jardines, anchas aceras de treinta metros flanqueadas de Palmas reales y una larga arcada peatonal, a la manera de los grandes paseos cívicos del mundo.


 13. Parque Jose Maria Vargas (1990), Avenida Bolivar, Caracas (f. Giovanni Chiaramonti, 1987. Archivo Benacerraf & Gómez)


II. Tres obras recientes en Caracas

A partir de la muerte de Moisés Benacerraf Coriat en 1998, los proyectos siguientes de Benacerraf & Gómez, entre ellos la Galería de Arte Nacional, el Centro San Ignacio y la Torre Oeste, son desarrollados por Carlos Gómez de Llarena.

Galería de Arte Nacional
Créditos
Proyecto: Benacerraf & Gómez Arquitectura
Ubicación: Parque Jose Maria Vargas, Caracas, Venezuela. Propietario: Centro Simon Bolivar C.A.
Fecha: 1990-2009
Arquitectura: Arq. Carlos Gómez de Llarena
Empresa: Centro Simon Bolivar C.A.
Colaboradores: Arq. Marcos Sanoja, Valeriano Rosales, Carlos Agell , S. Sanchez y J.A. Otamendi
Consultor Estructural: G.P.I C.A. Ing. Almiñana y Mathias Brewer
Consultor eléctrico: G.P.I. C.A.
Sistemas de aire acondicionado: Ingeniero Mario Perez Canonico
Consultor sanitario: Ing. A. Amelinckx Consultor incendio: Ing. Percy Pittaluga Contratista general: Centro Simon Bolivar C.A. Supervisión: Arq. Carlos Gómez de Llarena

14. Galería de Arte Nacional (1990-2009). Entrada desde la Avenida México, Caracas. El proyecto del Parque José Maria Vargas (Benacerraf & Gómez,1985) comprende una serie de edificios públicos destinados a la cultura, como la Escuela de Artes Visuales Cristóbal Rojas, concluida en 1990 y la nueva sede de la Galería de Arte Nacional, inaugurada en 2009. (f. Servando García Lugo, 2011)

15. Galería de Arte Nacional (1990-2009). Fachada oeste. Al fondo, Parque Central (f. Carlos
Gómez de Llarena, 2014. Archivo Benacerraf & Gómez)

16. Galería de Arte Nacional (1990-2009). La fachada oeste, o la "fachada técnica", donde se encuentran todos los servicios e instalaciones que sirven a las salas de exposición (f. Carlos Gómez de Llarena, 2014. Archivo Benacerraf & Gómez).

17. Galería de Arte Nacional (1990-2009). Planta techos (f. Archivo Benacerraf & Gómez).


18. Galería de Arte Nacional (1990-2009).Cubierta de concreto sobre el atrio de acceso, Parque José Maria Vargas, Caracas. El proyecto de arquitectura que se diseñó para albergar al arte nacional parte de una reflexión sobre la relación arquitectónica entre los arquetipos del “Museo” y la “Galería”. "Galería" es el “espacio que sirve de preámbulo, el ámbito que prepara para la espera que ocurre antes de entrar al templo”. La condición de espera, de tránsito y, en gran medida de anticipación y preparación espiritual para el encuentro con la obra de arte, se convierte así en el tema central del partido. (f. Archivo Benacerraf & Gómez, 2009).

19. Galería de Arte Nacional (1990-2009). Galería de acceso a las salas de exposición. La nueva sede de la Galería de Arte Nacional es también arquitectónicamente una galería en toda su esencia. Una gran nave monumental de varias alturas de doscientos metros de largo, situada entre la Avenida Bolívar y la Avenida México, y que anticipa monumentalmente el encuentro con los tesoros que aguardan adentro (f. Robustiano Gorgal, 2011)
20. Galería de Arte Nacional (1990-2009). Las "palmas". La Galería es la continuación a gran escala del sistema urbano/arquitectónico del proyecto de pórticos peatonales del Parque José Maria Vargas, en su deseo de ser “un edificio en el Parque”.26 Es, también, una “hilera de palmas” de concreto, por la biomórfica disposición de las columnas y la sección de la estilizada cubierta en voladizo, que aspiran a prolongar hasta adentro del espacio el Palmetum/Patio de Esculturas previsto para el espacio enfrente. Es, también una gran escalera que enlaza los niveles en sótano de talleres y oficinas con los del nivel de acceso, multiplicando la riqueza espacial de la galería, en un recuerdo del hermoso espacio de la Alte Pinakothek de Münich, de Leo von Klenze, proyectada en 1826 (f. Arqblancoc, 2010)



Centro San Ignacio
Créditos
Proyecto: Benacerraf & Gómez Arquitectura
Ubicación: Avenida Blandin, Chacao, Caracas, Venezuela. Propietario: Inversiones Bushels C.A.
Fecha: 1998
Arquitectura: Arq. Carlos Gómez de Llarena
Colaboradores: Arq. Carlos Agell y Maritza Nebreda, Ing. Eloy Paredes y Moisés Alcalde
Consultor Estructural: Ing. Andrés Prypcham.con Hugo Castro y Martín Meiser
Consultor eléctrico: Ing. Antonio Vicens
Sistemas de aire acondicionado: Ing. Mario Pérez C. Consultor sanitario: Ing. A. Amelinckx
Consultor incendio: Ing. Percy Pittaluga Contratista general: P.G.P. Ingenieros Supervisión: Arq. Carlos Gómez de Llarena




21. Centro San Ignacio (1998). Vista aérea. Chacao, Caracas. El Centro San Ignacio es un centro comercial y de oficinas. Fue premiado en el Primer Premio Mies van der Rohe de Arquitectura Latinoamericana 1999 (f. Google Maps, 2015).


22. Centro San Ignacio (1998). Vista de conjunto. Al fondo, el Ávila. Este proyecto fue concebido pioneramente para su época sin climatización alguna y completamente abierto al trópico, logrando romper en Venezuela con el paradigma de los antiguos centro comerciales cerrados con aire acondicionado. (f. Rem Sapojnikov, 2010).


23. Centro San Ignacio (1998). Paso de la calle Eliécer. La implantación urbana del Centro San Ignacio permite el flujo del trafico y la continuación de la trama urbana a través de todo el conjunto, uniendo a la ciudad (f. NoticieroDigital.com. s/f).

24. Centro San Ignacio (1998). El muro sur.. El Centro San Ignacio tiene una gran presencia arquitectónica en la ciudad y una poderosa expresión volumétrica. Su forma cerrada al exterior por el sur, generada por un largo muro de ladrillo que envuelve todo esa fachada, lo asemeja a un gran barco (f. Archivo Benacerraf & Gómez, 2015).



25. Centro San Ignacio (1998). Corte transversal, vista hacia el oeste. La sección transversal donde se aprecian los niveles comerciales en forma de tribunas abiertas a la vista de la montaña del Ávila. Este concepto proviene de la memoria de las antiguas tribunas del campo de fútbol del adyacente Colegio San Ignacio de Loyola que allí se encontraban. Estas tenían atrás las mismas columnas que hoy vemos recreadas en la fachada sur en el Centro San Ignacio en ladrillo (f. Archivo Benacerraf & Gómez).


26. Centro San Ignacio (1998) Graderías comerciales..De las tribunas surgió la idea que los diferentes pasillos comerciales del Centro San Ignacio fueran como gradas para ver el Ávila al norte y todo el partido del centro comercial organizado como un espectáculo espacial que se auto contempla y disfruta el panorama de la montaña (f. Luis Polito, s/f. Blog Imágenes Urbanas)


27. Centro San Ignacio (1998). La pérgola. La larga nave comercial del Centro San Ignacio se encuentra bajo una gran pérgola de hierro y vidrio que tamiza la luz. (f. Roberto Hernández Montoya, 2011).


28. Centro San Ignacio (1998). Torre Copérnico y Torre Kepler. Las dos torres elípticas del Centro San Ignacio, debido a la complejidad y belleza de los cálculos estructurales de las curvas en todo el conjunto, fueron bautizadas en honor a los astrónomos Copérnico y Kepler (f. Archivo Benacerraf & Gómez, s/f)


29. Centro San Ignacio (1998). Detalle de las torres. En las torres del Centro San Ignacio, Benacerraf & Gómez continua desarrollando la indagación en torno al tema de la planta útil. Partiendo de la planta rectangular de la Torre Europa (1975), una piel exterior elíptica la recorta. Es por tanto una elipse, que tiene el eje corrido mas al sur, con la misma modulación estructural. favoreciendo la orientación norte, que es magnifica.




Torre Oeste, Centro San Ignacio
Créditos
Proyecto: Benacerraf & Gómez Arquitectura
Ubicación: Avenida Blandin, Chacao, Caracas, Venezuela. Propietario: Inversiones Bushels C.A.
Fecha: 1998
Arquitectura: Arq. Carlos Gómez de Llarena
Colaboradores: Arq. Maria Fernanda Gomez de Llarena, arq. Hubert Klumpner y arq. Liuva
Barberena.
Consultor Estructural: Ing. Alberto Ramos
Consultor eléctrico: Ing. José G. Rodriguez
Sistemas de aire acondicionado: Ing. Rafael Salcedo
Consultor sanitario: Ing. A. Amelinckx Consultor incendio: Ing. Farid Salit Contratista general: 
Supervisión: Arq. Carlos Gómez de Llarena


30. Torre Oeste (1999 / en construcción). Maqueta de la Torre Oeste. En 1999, Benacerraf & Gómez dan inicio el proyecto del tercer edificio de oficinas del Centro San Ignacio, la Torre Oeste. Esta ha comenzado a construirse en noviembre de 2015 (f. Archivo Benacerraf & Gomez)



31. Torre Oeste (1999). Maqueta de la Torre Oeste. La Torre Oeste del Centro San Ignacio tiene características distintas a las dos torres gemelas realizadas en la primera etapa del conjunto, mas se conserva dentro del mismo lenguaje arquitectónico e idénticos materiales (f. Archivo Benacerraf & Gómez, 1999)

32. Torre Oeste (1999 / en construcción). La Torre Oeste en la planta techos de co junto del Centro San Ignacion. La Torre Oeste del Centro San Ignacio cierra por el este el conjunto, y dará continuidad en sus sótanos y pisos inferiores a los niveles de estacionamientos y a las galerías comerciales de la primera etapa. (f. Archivo Benacerraf & Gómez, 1999)


33. Torre Oeste (1999 / en construcción). Perspectiva de la Torre Oeste desde la Avenida Blandin. Concebida por Carlos Gómez de Llarena como la proa de la gran nave del Centro San Ignacio, la Torre Oeste tendrá al concluirse la forma de un cono invertido, con un gran plano de vidrio mirando al norte y una amplia curva de ladrillo al sur, así como amplios jardines en el techo (f. Archivo Benacerraf & Gómez, 1999)



Notas:
1. Hannia Gómez, "Entrevista a Carlos Gómez de Llarena", Caracas, 25 de Octubre 2015
2. Op. Cit. 2015
3. Ibid
4. Ídem
5. H. Gómez. "Centro, parco, avenida: il nuovo Parque Vargas nel centro di Caracas", Lotus 56,
Spazio, tempo e architettura, Milan (1987): 32-61
6. H. Gómez. "Una galería para el arte nacional". Arquitectura, EL NACIONAL. Caracas, 11 de
Marzo de 1996; Revista ESTILO. Caracas, 1996

Referencias:
1. Hannia Gómez, "En casa de Ben", Caracas, 31 de Julio de 1998
2. H. Gómez, "En Benacerraf & Gómez", Caracas, 3 de Septiembre de 1999




Publicado en: SAL XVI Gran Caribe, Republica Dominicana 2015, AAA058, Archivos de Arquitectura Antillana, Santo Domingo (2016): pp. 44-49


Related Posts with Thumbnails