miércoles, 29 de octubre de 2014

Narcissus in the Forest



1. Foundation Louis Vuitton (f. 2014, @Iwanbaan).

"Everything has already been said
but since nobody listens, we always have to restart".
 André Gide. Le Traité du Narcisse.1


1. Fractal Chastity
"Narcissus was perfectly beautiful, -and therefore disdained the Nymphs- because he was in love with himself. No breeze muddied the waters where, quiet and inclined, he stared all day at his image..."2 This is the voice of André Gide, referring to the myth of Narcissus, who could very well go on like this: "The waters also reflected the sky, the trees and the flying birds, and still ongoing, further, fell in gentle waterfall, dragging the leaves of the forest, deeper, continuing until they disappeared beneath his unparalleled body". From last Monday, October 27, 2014, the unparalleled body of another mythological creature, elongated, reclined, leaning, resting, but levitating, rising amidst the woods, to be exact de Boulogne, began to inflict the overwhelming allure of its colossal volume publicly onto the whole of mankind. We are talking about the Foundation Louis Vuitton, an art museum and cultural center. 

The gigantic new transparent Adonis of contemporary architecture is also "perfectly beautiful" -according to current standards-. In its absolute infatuation with itself, it unveils -and veils-, replicating, emulating, -but now in "glass sails effect"-, every dance, every move, every "form taxonomy" from its maker, the American-Canadian architect Frank Gehry: from the collages, the floating fishes, the blocks, the blobs, the continuity, the flux and even the lava, done before in titanium and steel: everything is there.3 Before this, the celestial cherubim chorus of the global community of architectural critics, hand in hand, sings in unison: "We have a new Crystal Palace!"4

Nothing or nobody could hold back the creative pact made between Bernard Arnault, Louis Vuitton chairman, and Frank Gehry when they decided -yes, they decided, both of them, all by themselves- on a beautiful 2007 New York afternoon what they would do there, on that very place, the old site of the Paris' Jardin d'Acclimatation, property of LMVH. Baptized as “a haute couture building, the project from the beginning, progressed unstoppable and directly to completion, disdaining, in all of its fractal chastity, every Nymph that came across its way. Today, anybody who contemplates  the Bois de Boulogne from any elevated viewpoint, will see how it is no longer the old, deep and peaceful forest that quietly bordered the city on the southwest. The Foundation Louis Vuitton took over its landscape, turned it into its pedestal: its vitreous shell, its cetacean back now monstruously swims among the oaks and the pines as if it was its own green pond.

Tant pis for them, the Parisians. They seem unaware of the city they have. Subjected to the European complex of eternal change, they see old Paris as a burden that must periodically be refreshed, so that every day it looses another bit of herself to become more like the other metropolis of the world. Luckily, I am fright-cured. Very early in my life my parents, whom I thank publicly today, took me to visit the tinsels of  Fantasyland. But at the right time: during childhood, its ideal scenario. Therefore, I do not shake before the Architectures-as-Sculptures nor before the Architectures-as-Spectacle with which certain companies want to sell more bags. 

I quote here, to conclude, a tweet  I literally catched on the fly in my TL last week. It was an aclaratory, or better, a reminder... just in case: RT @LVServices: "Hello. The Fondation Louis Vuitton is not a Louis Vuitton store".5

2. The Foundation Louis Vuitton seen from the Arc de Triomphe in Paris (f. 2014, @leCMN )

  
2. The Maupassant Syndrome
Today's urban memory is written by Roland Barthes: "Guy de Maupassant often lunched at the restaurant in the Tower, though he didn't care much for the food: It t's the only place in Paris, he used to say, where I don't have to see it".6  Much in spite of Maupassant, the then revolutionary structure designed by Gustave Eiffel for the Paris 1900 Universal Exhibition, came to stay. The singular saga of its evolution from controversial object to fundamental element of the urban landscape, nevertheless, has since wanted to be re-edited by many buildings, as if it was a patented formula for  automatic sucess in the city. It happened once with the Pompidou, at the expense of Le Marais.

Each time a starchitect wants that his/her new strong piece of modern architecture is accepted in an urban landscape, the argument is the same: "It will look like nothing you've seen before!". This time is no different. Although Gehry's "Glass Cloud" in the beginning did not have carte blanche, the media hardly ever speaks about the -lost- battle fought by the neighbors in court, which started by asking something very logical from a heritage point of view: that the height of the building would not exceed the tree tops. When LMHV appealed to the french Parliament itself, and it put and end to the debate making an appropriate exception in the law, the international press began to refer to the neighbors gathered in the Coordination for the Protection of the Bois de Boulogne and its Surroundings, as ignorant art "Philistines" or selfish NIMBY (Not In My Back Yard) groups.7

From now on, nobody on earth will stop seeing Gehry's architecture dominating the Bois de Boulogne daily from here to eternity, not only the neighbors living on its periphery. An imposed vision. Serve this as a reminder for all those large insignia-projects where the opinion of the citizens is not taken into account, like the Football Staidum of  La Rinconada ("Parque Hugo Chávez") by Rogers Stirk Harbour + Partners, or the Observation Tower of La Carlota ("Parque Bolívar") by Cesar Portela, both in Caracas.8,9.

Fortunately, the Foundation Louis Vuitton has a coffee shop. There we'll go, even though we don't care much for its food, in order to not to see it anymore, and dream with the Bois de  Boulogne …as it was.



Endnotes:

1.  "Toutes choses sont dites déjà / mais comme personne n'écoute, il faut toujours recommencer". In: André Gide,  Le Traité du Narcisse.

2. "Narcisse était parfaitement beau, – et c’est pourquoi il était chaste ; il dédaignait les Nymphes – parce qu’il était amoureux de lui-même. Aucun souffle ne troublait la source, où, tranquille et penché, tout le jour il contemplait son image…" In: A. Gide,  Op. Cit.

3. @RIBAJ: From boogie-woogie to ballroom: the changing style of Frank Gehry.

Ruth Lang. "Lord of the Dance", RIBAJournal: http://t.co/KQFd2AYPd1 http://t.co/Kh7ydJREqG

4. Paul Goldberger, "Gehry’s Paris Coup", Vanity Fair, September 2014: http://www.vanityfair.com/culture/2014/09/frank-gehry-foundation-louis-vuitton-paris?mbid=social_retweet

5. RT @LVServices - via @HawthorneLAT

6.  In : Roland Barthes, "The Eiffel Tower", The Eiffel Tower and Other Mythologies.

7. Steven Erlanger ay Marie-Pia Gohin, "Tycoon’s Project: Nimby With a French Accent". In: Paris Journal, The New York Times, Abril 2014: http://www.nytimes.com/2011/04/08/world/europe/08paris.html?_r=0
8. "Rogers Stirk Harbour + Partners unveil their first ever football stadium in Caracas, Venezuela", January 30, 2014, News, Rogers Stirk Harbour + Partners: http://www.rsh-p.com/news?siteID=1&navIDs=1,6&NID=239&addToPortfolio=true

9. OPPE, "Parque Bolivar tendrá una torre mirador",  Noticias CCS, CiudadCCS, January 26, 2014.

 


Published in: Opinion, @ElNacionalWeb, October, 27, 2014.

martes, 28 de octubre de 2014

Narciso en el bosque



1. Fundación Louis Vuitton (f. 2014, @Iwanbaan).

"Todas las cosas ya han sido dichas,
pero como nadie escucha, hay que recomenzar siempre". 
André Gide. Le Traité du Narcisse.1



1. Fractal castidad
"Narciso era perfectamente bello, –y por ello desdeñaba a las Ninfas– porque estaba enamorado de sí mismo. Ninguna brisa enturbiaba las aguas, donde, tranquilo e inclinado, todo el día contemplaba su imagen…"2 Esta es la voz de André Gide, refiriéndose al mito de Narciso, que bien hubiera podido continuar así: "Las aguas también reflejaban el cielo, los árboles y el vuelo de las aves, y seguían su curso, mas allá, cayendo en suave cascada, arrastrando las hojas de los árboles, adentrándose, continuando, hasta desaparecer debajo de su cuerpo inigualable". Hoy lunes 27 de Octubre el cuerpo inigualable de otro mitológico ser, alongado, reclinado, inclinado, reposando, pero levitando, elevándose en medio del bosque, para más señas de Boulogne, empezará a infligir el allure incontenible de su volumen colosal sobre la humanidad entera. Se trata de la Fundación Louis Vuitton, un museo de arte contemporáneo y centro cultural.

El gigantesco nuevo adonis transparente de la arquitectura contemporánea es también "perfectamente bello" -según los parámetros actuales-. Y también se nos devela -y se nos vela- en todo su absoluto enamoramiento de sí mismo, replicando, emulando, acariciando -pero ahora en "efecto velas de vidrio"- cada paso de baile, cada "taxonomía de la forma" de su artífice, el arquitecto americano-canadiense Frank Gehry: desde los collages, los peces flotantes, los bloques, los blobs, la continuidad, el flujo y hasta la misma lava, que antes habían sido ejecutados en titanio y en acero: todo esta allí.3 Ante ello, el coro celestial de querubines de la crítica de la arquitectura mundial, agarrados de manos, entona al unísono: "Tenemos un nuevo Palacio de Cristal!"4

Nada ni nadie pudo contener el pacto creativo que hicieran Bernard Arnault, chairman de Louis Vuitton, y Frank Gehry cuando decidieron -sí, decidieron, ellos dos, sin más nadie- una bella tarde de 2007 en Nueva York lo que harían allí, en ese exacto lugar, sobre los antiguos terrenos del Jardin d'Acclimatation de París, propiedad de LMVH. Bautizado como “un edificio haute couture”, el proyecto desde sus inicios, avanzó indetenible directo a su culminación, desdeñando, en toda su fractal castidad, a toda Ninfa que haya querido atravesársele en el camino. Hoy, quien contemple desde cualquier altura urbana de París el Bois de Boulogne, verá cómo éste ya dejó de ser la antigua foresta espesa y reposada que bordeaba tranquila a la ciudad por el suroeste. La Fundación Louis Vuitton se apoderó de su paisaje, lo convirtió en su pedestal: su caparazón vítreo, su dorso de cetáceo ahora nada entre los robles y los pinos como en su propio estanque verde.

Allá ellos, los parisinos. Parecieran no darse cuenta de la ciudad que tienen. Sometidos al complejo europeo del cambio sempiterno, ven al viejo París como una carga que hay que refrescar periódicamente para que cada día que pase deje de ser sí misma y se vaya pareciendo más a las demás metrópolis del mundo. Yo, afortunadamente, estoy curada de espanto. Muy temprano en mi vida mis padres, a quienes hoy agradezco públicamente, me llevaron a conocer los oropeles de Fantasyland, la Tierra de la Fantasía. Eso sí: en el momento justo: durante la infancia, su escenario ideal. No me estremecen por lo tanto las arquitecturas-como-esculturas ni las arquitecturas-como-espectáculo con las que ciertas empresas quieren vender más carteras. Vale, para terminar, un tweet capturado literalmente al vuelo la semana pasada en mi TL. Era una aclaratoria, o mejor dicho un recordatorio, por las dudas: "RT @LVServices: Hola. La Fundación Louis Vuitton no es una tienda Louis Vuitton".5



2. La Fundación Louis Vuitton vista desde lo alto del Arco de Triunfo en Paris (f. 2014, @leCMN )

  
2. El Sindrome de Maupassant
La memoria urbana de hoy la escribe Roland Barthes: "Guy de Maupassant a menudo almorzaba en el restaurante en la Torre Eiffel, aunque no le interesaba la comida: 'Es el único lugar en Paris, decía, donde no tengo que verla'".6 Muy a pesar de Maupassant, la entonces revolucionaria estructura diseñada por Gustave Eiffel para la exposición universal de Paris en 1900, llegó para quedarse. La singular saga de su paso de objeto controversial a elemento constitucional del paisaje de la ciudad, sin embargo, quisiera ser reeditada desde entonces por muchos edificios, cual si se tratase de una fórmula patentada para tener éxito en la ciudad. Ya pasó una vez con el Pompidou, a expensas del Marais.

Cada vez que un starchitect quiere que su nueva pieza fuerte de arquitectura moderna sea aceptada en un paisaje urbano, el argumento es el mismo: "Lucirá como nada que se haya visto antes!". Esta vez no ha sido distinto. La 'nube de vidrio" de Gehry en principio no tuvo carta blanca. Los medios poco hablan de la batalla -perdida- que dieron los vecinos en la corte, y que comenzaba por pedir algo patrimonialmente lógico: que la altura del edificio no rebasara la copa de los árboles. Cuando LMHV apeló al mismísimo Parlamento francés y este puso punto final al debate haciendo una conveniente excepción en la ley, la prensa internacional empezó a referirse a los vecinos agrupados en la Coordinación para la Protección del Bois de Boulogne y sus Alrededores, como "filisteos" ignorantes en arte o egoístas grupos NIMBY (Not In My Back Yard).7

Hoy, ya nadie en el planeta podrá dejar de ver la arquitectura de Gehry dominando el Bois de Boulogne todos los días de aquí hasta la eternidad, no solo los vecinos que habitan en su periferia. Una visión impuesta. Sirva para recordatorio de todas aquellas operaciones de grandes proyectos-insignia en la que no se toma en cuenta la opinión de los ciudadanos, léase el Estadio de Futbol de La Rinconada ("Parque Hugo Chávez") de RogersStirk Harbour + Partners o la Torre Mirador de La Carlota ("Parque Bolívar") de Cesar Portela.8,9

Afortunadamente, la fundación Louis Vuitton cuenta con una cafetería. Allí iremos, aunque no nos interese la comida, cada vez que queramos soñar con el Bois de  Boulogne …como era antes.



NOTAS:

1.  "Toutes choses sont dites déjà / mais comme personne n'écoute, il faut toujours recommencer". En: André Gide,  Le Traité du Narcisse.

2. "Narcisse était parfaitement beau, – et c’est pourquoi il était chaste ; il dédaignait les Nymphes – parce qu’il était amoureux de lui-même. Aucun souffle ne troublait la source, où, tranquille et penché, tout le jour il contemplait son image…" En: A. Gide,  Op. Cit.

3. @RIBAJ: From boogie-woogie to ballroom: the changing style of Frank Gehry.

Ruth Lang. "Lord of the Dance", RIBAJournal: http://t.co/KQFd2AYPd1 http://t.co/Kh7ydJREqG

4. Paul Goldberger, "Gehry’s Paris Coup", Vanity Fair, septiembre 2014: http://www.vanityfair.com/culture/2014/09/frank-gehry-foundation-louis-vuitton-paris?mbid=social_retweet

5. RT @LVServices: "Hello. The Fondation Louis Vuitton is not a Louis Vuitton store". Via @HawthorneLAT : https://twitter.com/LVServices

6. "MAUPASSANT often lunched at the restaurant in the Tower, though he didn't care much for the food: It t's the only place in Paris, he used to say, where I don't have to see it". En : Roland Barthes, "The Eiffel Tower", The Eiffel Tower and Other Mythologies.

7. No en mi patio. Steven Erlanger ay Marie-Pia Gohin, "Tycoon’s Project: Nimby With a French Accent". En: Paris Journal, The New York Times, Abril 2014:

http://www.nytimes.com/2011/04/08/world/europe/08paris.html?_r=0

8. "Rogers Stirk Harbour + Partners unveil their first ever football stadium in Caracas, Venezuela", January 30, 2014, News, Rogers Stirk Harbour + Partners: http://www.rsh-p.com/news?siteID=1&navIDs=1,6&NID=239&addToPortfolio=true

9. OPPE, "Parque Bolivar tendrá una torre mirador",  Noticias CCS, CiudadCCS, 26 enero de 2014.

 



Publicado en: Opinion, @ElNacionalWeb, 6 de Octubre de 2014.

martes, 14 de octubre de 2014

Una portada 1928


1. "Caracas Country Club". C. C. Wendehack, 1928 (Archivo Fundación de la Memoria Urbana)


“No cuento sino las horas claras”.
Inscripción en la linterna del kiosko, laberinto del Jardin des Plantes, París.1



Desde fines de febrero de 1928, fecha de la celebración del concurso internacional de arquitectura de la Casa Club hasta hoy, sigue pendiente volver sobre los bellos dibujos de la idea ganadora. Todos recordamos lo en boga que estaba el estilo Neohispánico para entonces. Así, hagamos el ejercicio de imaginar que las bases establecían que el nuevo edificio debía ser diseñado en Spanish Revival...

Ambos proyectos de los que nos quedan imágenes, el del arquitecto español Manuel Mujica Millán y el del arquitecto neoyorkino Clifford Wendehack, efectivamente, versionan magníficamente el Neohispánico. Amos célebres de los estilos, ambos arquitectos hacen dos versiones distintas del Neohispánico andaluz. El de Mujica Millán es un Neomudéjar más bien granadino, donde se adivinan ciertos aspectos de La Alhambra. En tanto que el de Wendehack, al que tradicionalmente se le han atribuido requiebres con el franciscano Monasterio de Santa María de la Rábida en Palos de la Frontera, Huelva, por la semejanza del volumen de la Rotonda con la capilla y ciertos visos del patio mudéjar rodeado de arcadas, lo vemos hoy también como una ecléctica fantasía beauxartiana casi transplantada a Caracas directamente desde el Bay Area.

Observemos las centenarias acuarelas más de cerca. A pesar de la expresión impresionista, en los rápidos trazos de Wendehack ya están definidos la mayoría de los elementos compositivos y ornamentales que luego iban a construirse. En la acuarela que aquí presentamos (firmada abajo a la izquierda “C.C. Wendehack”), una pareja de elegantes golfistas admiran desde el rond-point el afamado alzado principal de la Casa Club en todo detalle y esplendor proyectual.

Look closer. ¿Qué vemos nosotros en ella? Llama en primer lugar la atención la discreta asimetría de la fachada, que marca un falso centro con el volumen de la torre. Como en casi todos los grandes conjuntos del Spanish Revival, estas torres/campanarios, generalmente huecas y sin campanas, estaban para equilibrar con su presencia la composición frente a los pesados cuerpos bajos. La nuestra, de tres cuerpos y unida por el este al amplio car port y sus arcadas, cabalga asimétricamente sobre la cubierta a dos guas del cuerpo bajo norte-sur. La torre, como corresponde, se va aligerando hacia arriba, llegando, tras una logia transparente enmarcada por vanos con arcos, a rematar en una cubierta de tejas a cuatro aguas coronada por pinaculos de terracotta.

Toda la ornamentación de esta portada destila los diferentes dialectos arquitectónicos que fluctuaban en el espíritu del Spanish Revival hacia 1928, sobre todo en Southern California: cornisas de ladrillo y cálidos materiales y colores Neo Mediterráneos; relieves y medallones florales al estilo Neo Barroco (tan difundido en la ciudad de San Diego); herrerías ornamentales y arcos de limpia geometría de la arquitectura del Spanish Colonial. No hay duda de que Wendehack (1884-1948), cuya primera educación arquitectónica fue en Europa, y quien luego fuera propulsor de la arquitectura Beaux-Arts en Nueva York, demuestra con este diseño de qué se trata ser un verdadero connoisseur.

Kiosko metalico del Jardin de Plantes. Paris, sgilo XVIII (f. Tomado de http://www.lavieb-aile.com/)


NOTAS:
1. « Horas non numéro nisi serenas » : « Je ne compte que les heures sans nuages ». La Gloriette de Buffon,  http://fr.wikipedia.org/wiki/Gloriette_de_Buffon



Publicado en: Pluscuamperfecto, Entresocios, Caracas Country Club, Caracas, Octubre (2014).


lunes, 13 de octubre de 2014

Englishmen en La Guaira



1. Cementerio de los Ingleses, La Guaira, en 2013 (f. Tomada de www. rosanayloquemassuena.blogspot.com/)

"Gentileza y sobriedad, son raras en esta sociedad
            De noche una vela brilla más que el sol"
Englishman in New York (Nothing Like the Sun. Sting,1987).1


1. "Sacred to the Memory of…"
Perdida en un medio del campo en el estado Yaracuy, en las cercanías de las Minas de Aroa, una blanca estela de mármol sorprende con la siguiente inscripción: "Sacred to the Memory of...". Seguidamente, aparece grabado el nombre de un caballero irlandés, fallecido en el siglo XIX. Las minas de cobre fueron explotadas por una compañía inglesa; pero lo que llama la atención es la presencia en Venezuela de cementerios "para los extranjeros", comúnmente conocidos como Cementerio de los Ingleses.2

Esta es una vieja tradición española. Encontramos camposantos "británicos" por todo el mundo hispano, todos ellos naturalmente respetados como patrimonio histórico en sus localidades: en la Gran Canaria, en Valencia, en Madrid (Carabanchel), en San Sebastián (ubicado en la hermosa ladera del Monte Urgull), en Málaga, en Cádiz, en Huelva, pero también en Buenos Aires; y aquí, aparte del Cementerio de San Felipe en Aroa (que es hoy un parque bolivariano patrimonial protegido), recordamos el desaparecido Cementerio de Los Británicos o Cementerio Ingles de Caracas, consagrado en 1834 gracias al impulso del diplomático sir Robert Kerr Porter, y el muy castigado y actualmente brutalmente amenazado por la Gobernación y la Alcaldía del Estado Vargas, Cementerio de los Ingleses de La Guaira.

Este antiguo camposanto "nació por la necesidad de enterrar a personas de otras religiones (en su mayoría extranjeros), porque para la época estaba prohibido enterrarlos en los cementerios católicos", explica la Fundación Historia Ecoturismo y Ambiente (FUNDHEA). En aquel entonces, "los camposantos en Venezuela eran de la Iglesia Católica y quienes profesaban otra fe, como judíos o protestantes, no podían ser enterrados allí, sino en los patios de sus casas. En el recinto yacen venezolanos junto a ciudadanos de Irlanda, Holanda, Italia, Alemania, Escocia, Estados Unidos y Curazao". Y concluye: "En el reposan los forjadores del gentilicio varguense".3 

El Cementerio de Los Ingleses de La Guaira es el más antiguo del litoral central: data de 1844 y fue consagrado en 1852. Como describe el Instituto del Patrimonio Cultural, "está rodeado por un muro continuo, que cuenta con una abertura principal con un acceso rematado por un frontón de forma triangular y columnas de estilo neoclásico de fines del siglo XVIII que destaca por su sobriedad". Su antigüedad y a su patrimonio funerario le han valido una cantidad de declaratorias patrimoniales: Patrimonio Cultural del Municipio Vargas en febrero de 1999,  Patrimonio de la Nación en 2001 y la más reciente, Bien de Interés Cultural de la Nación en 2005. 

 

Y es que este monumento de cinco mil metros cuadrados, aunque saqueado y abandonado,  contiene aun esculturas del siglo XIX y comienzos del XX. El mismo Instituto del Patrimonio Cultural, destaca los valores de su colección de monumentos funerarios "que aun se conservan", y que fueron "encargados a artistas italianos e ingleses, c elementos decorativos como obeliscos, cruces de madera, monolitos y lápidas, altos y bajos relieves cargados de símbolos, cercas pedestales y tumbas", particularmente  "la de Eusebia Guardia de Rodríguez (1909), la de Henry Alfred Kingan (1881) o la de Santos Calavani (1892)".4

La marítima necrópolis está "llena de la historia local". El abogado Edgar Grillo, quien funge de custodio del lugar, conserva el libro de registro que va desde 1844 hasta 1992, cuando se realizó el ultimo sepelio. Allí aparecen "firmas de galenos como Knoche y Almaral, y aparecen registrados personajes como Juan Aranaga, o Robert Syer".5 El antropólogo Abilio De Oliveira. por su parte, agrega a la lista "al padre de la fotografía en Venezuela, Federico Lessmann; al poeta y escritor Jacinto Egui; el educador Juan Aranaga; a Venerables Maestros Masones de la Logia Unanimidad número 3 de La Guaira, como Elpidio Aranaga y León Marcou; al comerciante y filántropo Celedonio Pérez; a las hijas del escritor y poeta guaireño Ermelindo Rivodó, Teresa y Carlota; al comerciante Henry Joseph Lord Boulton; a los ancestros del Magistrado Elio Gómez Grillo, y a otros ciudadanos de arraigo guaireño como los Moreau, Wallis, Lergorburu Guía, Semidey, Dupuy, Bottaro, Marturet y Nahmens, entre muchos mas".6

Dicho todo esto, el abandono y el deterioro, empeorados por el deslave de 1999,  no son razón ninguna para desconocer el significado histórico, artístico y cultural de este lugar de la memoria ni las declaratorias que obligan a respetarlo según lo que establece la Ley de Defensa y Protección del Patrimonio Cultural. Como se le ocurre siquiera a Jorge Luis Garcia Carneiro, actual Gobernador de Vargas, que el camposanto desaparecerá para construir aquí un "Parque Monumental" con "áreas de ejercicio, máquinas para hacer deporte, y concha acústica para toda la familia, transformando completamente el lugar" a fin de poder postular a Vargas como sede de la próxima Feria Internacional del Turismo de Venezuela (FITVEN)?7  Que tiene que decir ante esta violación inminente del articulo 21 de la Providencia Administrativa 012/05 el Instituto del Patrimonio Cultural, ya denunciada en un comunicado por la Asociación de Arqueólogos y Arqueólogas de Venezuela?8

Esperamos que el gobierno de Vargas recapacite, y redimensione la idea de su "parque". Porque lo de hacer un parque, en si, no es incorrecto: eso si:  un parque patrimonial. El Cementerio de Los Ingleses deberá ser restaurado y replantado por expertos, no para hacer jolgorio, calistenia y bailar regatón, sino para hacer memoria. 


2. Cementerio de Père-Lachaise, Paris, en 1815 (Pierre Courvoisier) 

2. Rue du Repos 

El padre Frank Altuve, sacerdote de la Iglesia Santo Cristo de la Misericordia de Punta de Mulatos, hizo Memoria Urbana en una reciente declaración: “Un cementerio es un lugar sagrado, un sitio donde los fieles difuntos duermen en la paz del Señor y allí esperan el gran día de la resurrección, por lo tanto debe ser respetado".9 Es por ello que en la ciudad contemporánea los cementerios -restaurados y replantados como jardines-, se han convertido en "fascinantes lugares de deambulación, donde la historia, la poesía, el arte reinan; donde, al final de los pasos y de las palabras, los destinos se cuentan, por toda la eternidad".10

El gran error está en creer que hoy en día los cementerios están hechos solo para los muertos. Falso: ellos "han sido construidos para hablarnos de la vida, y dedicados a aquellos que vienen después".11 Es decir: a los algamatofilos o los apasionados por las estatuas (como yo), a los que gustan de los safaris necrofilicos, a los "tomb-raiders" (jinetes de las tumbas), a los seguidores de los personajes celebres, a los que "reinvidican el placer de errar por un jardín de manera gratuita, al azar, sin resistir a la tentación de entrar en un recinto donde crecen algunos cipreses y sustraerse al bullicio de la ciudad para descifrar un epitafio borrado por el tiempo". En fin, a todos aquellos a quienes podría atraerle en algún momento "necrosofar". 

Para ellos, estos fabulosos patrimonios en todas partes se conservan, menos en Venezuela. Como el Cementerio Père-Lachaise, el alfa y omega del arte funerario, la necrópolis más visitada del mundo: uno de los espacios verdes plantados más grandes de Paris, con más de 3500 árboles, y un museo al aire libre, desde 1803, a la vera de la Rue du Repos, la Calle del Reposo.12


NOTAS: 
1. "Gentleness, sobriety are rare in this society /At night a candle's brighter than the sun".
Englishman in New York (Sting, Nothing Like the Sun, 1987). 
2. Patrimonio Cultural de Vargas:  http://patrimoniodevargas.blogspot.com/
3. @FUNDHEA, Instagram
4. "Catalogo del Patrimonio Cultural del Municipio Vargas", Instituto del PAtrimonio Cultural, Caracas (2005): p. 99.
5. Cruz Sojo, Nadeska Noriega Ávila, "Indiferencia acaba con la necrópolis de los extranjeros", Un grupo de guaireños están empeñados en recuperar el camposanto de Punta de Mulatos, domingo 21 de julio de 2013: http://www.eluniversal.com/caracas/130721/indiferencia-acaba-con-la-necropolis-de-los-extranjeros 
6. Cruz Sojo, "Proponen convertir viejo cementerio de Vargas en parque turístico", El Universal, lunes 29 de septiembre de 2014: http://www.eluniversal.com/caracas/140929/proponen-convertir-viejo-cementerio-de-vargas-en-parque-turisico
7. María L Arráez, "Construirán parque monumental en Cementerio Los Ingleses", 19/09/2014:
http://laverdaddelaguaira.com/24/construiran-parque-monumental-en-cementerio-los-ingleses/
8. "Comunicado: Ante la Destruccion del Patrimonio Histórico Cultural Varguense", La Asociación de Arqueólogos y Arqueólogas de Venezuela (AAAV): http://museoarqueologicoula.blogspot.com/
9. "Sacerdote Frank Altuve: Tenemos proyectado un mausoleo en el Cementerio de Los Ingleses", La verdad de La Guaira: http://laverdaddelaguaira.com/24/sacerdote-frank-altuve-tenemos-proyectado-un-mausoleo-en-el-cementerio-de-los-ingleses/
10. Delphine Dechaux, "Les cimetières sont de fascinants lieux de déambulation. L'histoire, la poésie, l'art y règnent. Au fil des pas et des mots, des destins se racontent, pour l' éternité", en: "Trésors d'entre-tombes, Se promener dans les cimetières", Challenges: http://www.challenges.fr/luxe/20121025.CHA2392/tresors-d-entre-tombes-se-promener-dans-les-cimetieres.html 
11. Philippe Landru, Agregado de Historia del Cementerio del Père-Lachaise, Paris"L'erreur est de croire que les cimetières sont faits pour les morts. Ils sont faits pour ceux qui viennent après et ils nous parlent de la vie" , Op. Cit. (2012) 
12. Cimetière du Père-Lachaise: http://equipement.paris.fr/cimetiere-du-pere-lachaise-4080

 

 

Publicado en: Opinion, @ElNacionalWeb, 6 de Octubre de 2014.

 

lunes, 6 de octubre de 2014

Los ojos de John Ruskin



1. Retrato de John Ruskin (f. LIFE Photo Archive).

"Cuando construimos,
debemos pensar que construimos para siempre".
John Ruskin. La Lámpara de la Memoria (1849).1


1. Helicoidales
Hace dos semanas asistí a una bella charla de arquitectura. La dictó Ricardo Daza, arquitecto colombiano, durante una fugaz visita a Caracas. Era un resumen de El Viaje de Oriente (2009), su tesis doctoral, dedicada a revisitar el Kavalier Tour que emprendiera Le Corbusier en su juventud, viaje en el cual le fue revelada su vocación de arquitecto.

En una larga y placentera lectura que ojalá hubiera durado por siempre, Daza fue brindándonos capitulo a capitulo el recuento del iniciático tour de quien luego se convertiría en uno de los maestros de la arquitectura moderna: "Praga, Gótica o Barroca"; "El Danubio, diez perlas a lo largo del río"; “Una desviación en el camino tras la pintura del Greco”; “Aventuras y desventuras en ruta hacia Turquía”; "Atenas: Una oración en la Acrópolis”… me resultaría muy difícil resumir aquí todas las maravillas develadas esa tarde de la vida de Corbu. Pero hubo un momento en que, súbitamente, se detuvo el tiempo: fue cuando Daza proyectó la imagen de los ojos de John Ruskin, el gran teórico ingles de la conservación de monumentos (1819-1900).

La visión de los azules y profundos ojos de Ruskin me llegaron hasta el alma, me alcanzaron, como escribiera Ernest Renan, "hasta el fondo del ser". A quien no conmovería hasta los tuétanos este retrato, proveniente de los archivos históricos de LIFE magazine? Esta es la clara mirada que nos sedujo al encanto de las ruinas y que nos vigila desde fines del siglo XIX para que permanezcamos atentos para salvaguardar  su autenticidad histórica. Y es que para Ruskin, la ruina era "el legado más precioso" que nos llega de la arquitectura de épocas pasadas y a la que no debemos propiciarle ni decaimiento, ni alteración ni destrucción.

A la ruina de un monumento "debemos gozarla". Su preservación es un deber fundamental para ir en contra de las "reconstrucciones groseras, burdas y totalmente irrespetuosas del valor histórico y de la personalidad de un edificio". Así, decía: "Velad con vigilancia sobre un antiguo edificio; guardadle como mejor podáis y por todos los medios de todo motivo de descalabro. No os preocupéis de la fealdad del recurso de que os valgáis; más vale una muleta que la pérdida de un miembro. Y haced todo esto con ternura, con respeto y una vigilancia incesante y todavía más de una generación nacerá y desaparecerá a la sombra de sus muros. Su última hora sonará finalmente; pero que suene abierta y francamente y que ninguna intervención deshonrosa y falsa venga a privarla de los honores fúnebres del recuerdo".

Retornado a la charla de aquella tarde, contaba Daza que el futuro Le Corbusier había preparado su viaje con antelación, y muchos libros formaron el marco de su distendido periplo. Así, aprendimos que las palabras de "Las Siete Lámparas de la Arquitectura" (1849), resonaron en 1914 en los pensamientos del joven viajero Charles-Edouard Jeanneret por los Balcanes, por los Cárpatos, por Rumania y por Bulgaria. En  Bucarest, Constantinopla y Estambul. Sobre el monte Athos y en Delfos, en Nápoles y en Pompeya; en Roma, Tivoli, Florencia y Pisa. "La Lámpara de la Memoria" lo acompañó en su visita por todas las antigüedades del cercano Oriente, incitándole a cada paso a ver las ruinas y los monumentos de la antigüedad en mítica contemplación, suscitándole emociones trascendentales. Luego, en su arquitectura, no dejaría nunca de recrearlos en infinitos avatares modernos.

2. Pancho Quilici, Fragmentos de una memoria, XII (2009)


2. Oración en el Acrópolis
Nosotros aquí, mientras tanto, continuamos con la fascinación por las ruinas, pero ahora de la modernidad. Con el cambio del siglo, una creciente conciencia por la preservación histórica ha incluido a los monumentos modernos en general. Hay también los extremos, como el caso del nuevo rizoma que se ha desviado -pero proviene- de la posición literaria, moralista y romántica del Ruskin del siglo XIX, como lo es el gusto global reciente por el Ruinporn, o pornografía de la ruina.

Todo esto viene a colación por la inauguración de la exposición "Helicoides posibles: Visiones fantásticas", con la curaduría de Celeste Olalquiaga y la asistencia de un amplio equipo de colaboradores y artistas en el Centro Cultural Chacao. Esta es una exposición (por entregas) que hace, efectivamente, memoria urbana, esta vez de una obra monumental de la modernidad, El Helicoide (Jorge Romero Gutiérrez, Caracas, c. 1955). Esta muestra, junto a la recientemente inaugurada "Panorámica Arte Emergente en Venezuela 2000-2012" curada a su vez por Félix Suazo en la Sala TAC del Trasnocho Cultural, continua con la interesante saga reciente de exposiciones dedicadas a la ciudad y a la arquitectura en la capital.

Para solo adelantar una reflexión de todas las posibles sobre los helicoides actuales y sobre los que vendrán, recuerdo otro de los libros que acompañaron al veinteañero Le Corbusier en su viaje, mencionados por Daza: "La Oración enel Acrópolis", de Ernest Renan (1883). Desde aquella otra rocosa cima al poeta "el mundo entero le pareció bárbaro"; en aquel edificio encontró a sus ideales "cristalizados en mármol pentélico", y ello le hizo proferir: "Ojalá el efecto de este milagro durara eternamente…!" Un buen breviario para nuestras futuras disquisiciones,  reflexiones y circunloquios helicoidales.




NOTAS:

1. "When we build / let us think that we build for ever", John Ruskin, en Capitulo VI: The Lamp of Memory, Las Siete Lamparas de la Arquitectura, (1849). 1

2. John Ruskin, The Seven Lamps of Architecture, (1849)

3. "La vérité des dieux était en proportion avec la réalité solide des temples qu'on leur a élevé", Ernest Renan, Prière sur l'Acropole, capitulo II, Souvenirs d'enfance et de jeunesse, Édouard Pelletin Éditeur, Paris (1883): http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k1033189


Publicado en: Opinion, @ElNacionalWeb, 6 de Octubre de 2014.






martes, 30 de septiembre de 2014

Desentiérrame



1. El río Cheonggye, desenterrado  (f. 2014, Corbis)

"Admitimos la realidad,
si la podemos confundir con la imaginación".
            Alejandro Rossi. Manual del distraído (1978). 1


1. Seoul On My Mind
Dos operaciones de renovación urbana sumamente notorias por la transformación monumental de la ciudad que conllevan, se han convertido en el espíritu de los tiempos. Una, la demolición de las autopistas elevadas (elevados y segundos pisos) y dos, el desenterramiento de los ríos embaulados. Ambas conllevan ingentes cantidades de concreto a derruir y retirar del territorio urbano… y también ingentes cantidades de voluntades a convencer para poder lograrlas.

En el siglo pasado, de ser los sitios de solaz de la ciudad, las corrientes naturales de agua existentes en las áreas urbanas fueron crecientemente usadas y consideradas como vulgares colectores de aguas de lluvia y/o aguas servidas, por los que debían de desaparecer de la vista y ser por ende embauladas, condenadas a quedar bajo tierra. Los ríos se enterraron, sus cauces se canalizaron o redujeron a su mínima expresión. La fisonomía hidrológica de muchas ciudades sencillamente se borró: de aquellas tramas de quebradas, arroyos y ríos urbanos solo quedó el recuerdo, y a veces apenas un nombre.2 Esto es muy evidente en ciudades como Londres, de la que son célebres los mapas subterráneos de sus aguas, por ejemplo, pero también Caracas, ciudad que, en sus inicios era conocida como la "Náyade del Anauco".3

Hoy, cuando la implosión de superestructuras viales para dar paso a más lentas, verdes y peatonalizadas avenidas urbanas que rinden a las ciudades amables es cada vez más la norma, el desenterramiento de los ríos interurbanos para devolverles sus cauces naturales, se está convirtiendo en una magnifica oportunidad para crear nuevos tipos de parques lineales para los ciudadanos. A la ciudad subterránea que corre rumorosa bajo nuestras calles le ha llegado la hora de reaparecer. Esa trama secreta que atesora la memoria vegetal y geográfica de la ciudad, y que también esconde la clave para recuperar muchas de nuestras memorias del placer ciudadano.

El uso de los ríos urbanos regresa en una versión mejorada este milenio: en vez de tapar los cauces de agua para hacer largos espacios públicos peatonales arbolados, como fueron las Ramblas de fines del siglo XIX (de las cuales el Paseo Anauco en La Candelaria es su mejor ejemplo y más cercano descendiente), las "ramblas" contemporáneas discurren ahora a flor de piel, en la superficie, por sus lechos fluviales reabiertos, y al nuevo paisajismo de sus largos recorridos se les agregan cascadas, espejos de agua, lagunas, esteros y todas las tipologías inimaginables que pueda encarnar el agua en la naturaleza.

El ejemplo más paradigmático de esto, el mas conocido y mas feliz, es lo que ocurrió con el rio Cheonggye de Seoul, en Corea del Sur.4 En los años 50, este río había sido embaulado bajo una autopista, el Cheonggyecheon (1976). Y así se mantuvo, oculto, durante un largo medio siglo. En 2005, gracias a un visionario alcalde, la autopista elevada que lo ocultaba y que atravesaba todo el corazón de la ciudad fue demolida, y el río desenterrado.

El proyecto de renovación urbana se volvió automáticamente en celebre en el mundo: primero, porque fue la demolición de infraestructura mas rápida de la historia, seis kilómetros en un año; pero lo más importante, fue su éxito: al renacer el río y desaparecer el obstáculo que dividía la ciudad, el precio de la tierra a ambos lados del nuevo parque lineal se multiplicó, atrayendo hacia si el turismo y los negocios. El renacer del rio "transformó Seoul".  



                                                 2. Paseo Anauco, La Candelaria (f. aporrea.org)


2. Memorias hidráulicas del rio Anauco
Y justamente en Seul, la pasada semana se celebró la 13ava Conferencia de Docomomo International, titulada en esta edición "Expansión y Conflicto".5 Seul es prácticamente la antípoda geográfica de Caracas (entre ambas ciudades hay catorce horas de diferencia), y nosotros, que enviamos una ponencia para representar allá a Docomomo Venezuela, pasamos todo los dias pensando en esa lejana ciudad, y en lo que la gran operación de transformación urbana del  desenterramiento del río Cheonggye significó para ella.

Y no pudimos dejar de hacer memoria urbana. Vino a nuestra mente el mas ultrajado de los ríos de Caracas. Que no es el Guaire; pues al menos el Guaire sigue corriendo bajo el cielo azul. No: el río mas despreciado de Caracas es el río Anauco. Que decimos río porque eso es en realidad. En las fotografías de Lessmann de los años treinta tenemos el mejor testimonio de su naturaleza de cañón profundo, de su acusado meandro en torno al actual San Bernardino, de su Cascada de Gamboa, de su lecho rocoso, de sus riberas pobladas de bambúes, y sobre todo, de sus puentes.

Desenterremos al Anauco. viejo camino de los indios a Macuto. Quien sabe si en esta su forzosa clausura no este la razón por la que el desafortunado Paseo Anauco nunca pasó de ser un antro triste, fracasado, fantasmagórico y sepulcral.




NOTAS:

1. Alejandro Rossi, Manual del distraído (1978).
2. "How London’s Rivers Got Their Names", Londonist: http://londonist.com/2014/08/how-londons-rivers-got-their-names.php
3. "Stephen Walter’s Map Of Subterranean London", Londonist: http://londonist.com/2012/05/stephen-walters-map-of-subterranean-london.php
4. Peter Simek, "What Other Cities Learned: Despite years of roadblocks and opposition, these five tore down highways and reaped the rewards", Dwell Magazine, Mayo (2014): http://www.dmagazine.com/publications/d-magazine/2014/may/what-other-cities-learned-tearing-down-highways?single=1                   

5. 2014 Docomomo International Conference Seoul: Expansion and Conflict: http://docomomo-seoul2014.org/eng/


 



Publicado en: Opinion,  El Nacional On line, Caracas, 30 de Septiembre de 2014.

Related Posts with Thumbnails